Dos décadas después del lanzamiento de su primera versión, el clásico de Ensemble Studios continúa siendo un videojuego adictivo como pocos; empiezas una partida y sin darte cuenta ¡las horas vuelan!, el tiempo corre, y el ánimo por seguir batallando no decrece lo más mínimo.

Es la gran virtud de una obra por la que no parecen pasar los años y menos con ese renovado apartado gráfico por el que apuesta el equipo de Forgotten Empires, autores de las últimas expansiones del mítico Age of Empires 2, que consigue que el videojuego, aún con su estética añeja, luzca mejor que nunca. Es la novedad más visible, la que más llama la atención, pero no la única que introduce este remake de Age of Empires que realiza grandes esfuerzos por lograr que el título original sea, tantos años después, un videojuego plenamente disfrutable por las nuevas generaciones. ¡No era fácil! El clásico es una obra digna de elogio, de las que no se olvidan, pero el género de la estrategia ha evolucionado muchísimo desde entonces, y aunque la nostalgia tiene su encanto, volver a disfrutar de Age of Empires tal y como fue concebido puede resultar duro, incluso para aquellos que en su día lo adoraron con toda su alma.

Puedes conseguirlo en las tiendas virtuales de Windows y Microsoft en las versiones Beta and Of para Windows 10.