El sector Altos de La Capilla o Jesús Nazareno, como es conocido popularmente, se encuentra ubicado en la zona centro de Rionegro, a unas pocas cuadras del parque principal, en donde se mezcla la urbe del entorno periférico, con el reposo de habitantes que llevan asentados más de 70 años, como la señora Gabriela Ceballos, habitante del sector, quien entre sus anécdotas particulares cuenta cómo por lo que hoy es la calle 47 entraban recuas de mulas provenientes de Medellín, cargando enceres, mercado y víveres para ser comercializados en el antiguo mercado que se hacía en la plaza principal.

Anteriormente este sector fue paso obligado para los viajeros provenientes desde y hacia Medellín, ya que era la única vía que comunicaba al municipio de Rionegro con la capital. El sector guarda dos baluartes históricos para el municipio: La plazoleta en honor a Liborio Mejía Gutiérrez de Lara (28 de julio de 1792 – 3 de septiembre de 1816), quien fue un militar y político colombiano que ejerció la Presidencia de Provincias Unidas de la Nueva Granada en 1816 durante la guerra de Independencia del Imperio español, convirtiéndose hasta el momento en la persona más joven en ejercer este cargo a la edad de 24 años. Fue ejecutado tres meses después durante la Reconquista liderada por Pablo Morillo, y la Capilla de Jesús Nazareno, construida en su honor, la cual alberga la escultura del Nazareno, reliquia con más de 300 años que se conserva intacta, la cual fue traída desde Jamaica por Pedro Gutiérrez de Lara y en poco tiempo el Cristo ganaría gran devoción entre los Rionegreros.

Cabe resaltar que esta Capilla se encontraba localizada en una esquina de la plaza principal, en el crucero de la calle 50 con la carrera 51, conocida como la vía al Coliseo, (actual Centro Comercial Parque Plaza). Durante un tiempo fue el principal templo parroquial, mientras la Catedral de San Nicolás era reparada y años más tarde, en el siglo XIX, la pequeña Capilla amenazaría con derrumbarse, por lo cual los feligreses comenzaron la tarea de edificar un nuevo templo en el Alto de la Capilla, a la entrada principal que tenía Rionegro por el occidente.

Don José María Escalante fue el encargado de construir, junto a sus hijos y nietos, el nuevo templo, con la ayuda de varios habitantes del sector. Los datos históricos datan la construcción del nuevo templo en el año 1908 y en el año 1912 su inauguración por parte del Obispo, Monseñor Emiliano Ruiz.

Si quieres contarnos la historia de tu barrio o vereda, llámanos o escríbenos al 302 437 2736.