La vereda Barro Blanco está ubicada en el extremo accidental de la cabecera urbana del municipio de Rionegro, sus orígenes datan de mitad del siglo XVIII, periodo en el cual fue habitada por la comunidad indígena Akies. En sus orígenes este territorio era conocido con el nombre de Yarupera, un hermoso paraje privilegiado por su ubicación a las afueras del Valle de San Nicolás, sobre una meseta que se inclinaba en el occidente, su ubicación frente al resto del valle, permitió que tropas independentistas, comandadas por José María Córdoba, atravesaran este sector a comienzos de 1800.

En la actualidad, la vereda Barro Blanco está conformada por alrededor de 230 familias, allí se establece además, un núcleo comercial creciente, el cual cuenta con dos estaciones de servicio, centro de acopio de las empresas Cooptranrionegro y TransUrbano, un mall comercial con supermercado, farmacia, cancha de futbol sintética, además es un paso obligado para los visitantes que ingresan a Rionegro desde el aeropuerto José María Córdova, el cual se encuentra a escasos siete minutos de la vereda.

En el 2005, frente a la creciente población radicada en la vereda, durante la solemnidad de Corpus Christi , el entonces Obispo Ricardo Tobón, decide crear la Parroquia de la Divina Misericordia, templo que al finalizar su construcción se nombró como primer párroco al Presbítero Jaime Antonio Avendaño Pérez, quien se posesionó el 3 de Julio del mismo año.

Se tiene en proyecto los planos para otro templo que acogerá a unas 1200 personas, el cual a la fecha tiene un avance de un 60% de ejecución, con una estructura moderna y sin perder los signos, lo cual fue posible gracias a la generosidad de la comunidad y el empeño de la Diócesis Sonsón Rionegro.