Mucho se dice sobre las Agencias Inmobiliarias y especialmente en materia de arrendamientos; es común escuchar frases como: “Es que las Inmobiliarias piden muchos requisitos”, o “Es muy costoso arrendar con una Inmobiliaria”. Sin embargo, la realidad es otra, ya que aunque cada Agencia Inmobiliaria tiene autonomía para solicitar de sus potenciales clientes la documentación que considere necesaria para el arrendamiento de un inmueble, lo cierto es que estos requisitos no son tan diferentes a los solicitados por cualquier persona que pretenda asegurar el cumplimiento de una obligación económica.

Destacamos dos requisitos básicos: codeudor y certificados de ingresos, que resultan ser comunes a casi todas las Inmobiliarias. Ahora, respecto del costo, es importante comparar costo-beneficio, las Agencias Inmobiliarias ofrecen un sinnúmero de beneficios, tanto para el propietario como para el arrendatario, especialmente en cuanto a la promoción del inmueble, garantías de cumplimiento de contrato, cánones de arrendamiento ajustados al margen legal, resolución de controversias, entre otros aspectos, que de llevarse de manera independiente resultan más demorados y engorrosos que contratar un servicio integral con profesionales en la materia, cuya trayectoria y experticia permiten que las partes involucradas estén confiadas en que los contratos suscritos con una Agencia Inmobiliaria se encuentran ajustados al marco legal y cuentan con todas garantías para el desarrollo de estos y que ambos interesados (propietario y arrendatario), se beneficien del contrato de arrendamiento. Para más información recuerde visitarnos en www.sangabriel.com

 

Por: Carlos Andrés Pérez, Abogado