El turismo vacacional en Colombia se mantiene como el tipo de turismo de mayor importancia en la industria. Este contribuye, entre tantas cosas, a mejorar la calidad de vida de los viajeros permitiéndoles salir del entorno cotidiano y alejarse de las preocupaciones y del estrés del día a día.

Si bien es cierto Casas de Campo es hoy una revista especializada en alquiler de fincas y apartamentos, su nuevo enfoque va dirigido hacia el turismo rural, el cual conlleve a la prestación de servicios de hoteles boutique, casas y apartamentos campestres, tours ecológicos, avistamiento de aves, caminatas ecológicas, entre otras líneas que aporten a la idea original de apuntarle al turismo rural, ya que los viajeros han optado por escoger este tipo de turismo precisamente porque se ha hablado que los lugares rodeados de naturaleza producen paz y tranquilidad a sus visitantes.

“Una de las grandes apuestas de Casas de Campo este año es convertirnos, paulatinamente, en operadores turísticos. Esto de la mano del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a través del Registro Nacional de Turismo para formalizar todas nuestras actividades, dándole al turista y al propietario de las fincas toda la seguridad del cumplimiento de las normas para trabajar en pro del turismo en la región” expresa Francisco Restrepo Ángel, Gerente Casas de Campo.

¿Quiénes somos?

Casas de Campo es una revista especializada en el alquiler de fincas, con casi nueve años en el mercado. Somos únicos con una revista física de alto diseño y altísima calidad de edición, la cual, gracias a nuestro patrocinador Óptima Constructores, alcanza un segmento bastante amplio con nuestros 24 mil ejemplares físicos distribuidos en estaciones de servicio, restaurantes, concesionarios de carros y motos, entre otros.

Nuestro gran potencial es el alquiler de propiedades de alta gama, cuyo posicionamiento se ha dado gracias a la altísima calidad de las fincas, al cuidadoso manejo con los propietarios de fincas ya que consideramos como “propias” las que tomamos en alquiler, a los minuciosos filtros al momento de elegir un arrendatario y al buen manejo con nuestros medios de difusión