El envejecimiento de la población constituye uno de los acontecimientos sociales y demográficos relevantes de las últimas décadas. La creciente población de adultos mayores debe ser integrada al desarrollo, modernidad y especialmente en el área de la salud, es por eso que hoy en día le damos tanta importancia y cuidados al adulto mayor.

Actualmente es muy común que las personas que pertenecen a este grupo etario presenten alguna clase de problemas en los pies, de hecho son ellos quienes acuden más al podólogo por algún tipo de atención, sobre todo porque el dolor puede ser un factor que imposibilite desarrollar sus actividades de la vida diaria con facilidad. En este sentido algunos de los problemas más frecuentes que pueden sufrir son deformaciones de los dedos, de las uñas, juanetes, pie diabético y algunas otras infecciones, por lo cual se deben tomar las medidas correspondientes.

El mejor tratamiento para las deformaciones es educar al paciente en cuanto al uso del calzado, descartando los zapatos en punta y con taco alto, (para evitar torceduras, caídas o fracturas). Una vez aparecidas estas deformaciones, debe usarse un calzado cómodo y ancho, que brinde estabilidad y seguridad, ayudarse con aparatos que eviten el roce de los dedos con el calzado, para esto último  pueden utilizarse protectores de silicona o gel.