Hace 50 años se fundó en el municipio de Cocorná el Movimiento Juvenil Cristiano, Mojuco, un grupo de jóvenes valientes y escogidos con anhelos de grandeza, con ansias de superación que se proyectan a la comunidad en servicio alegre y desinteresado, con el objetivo de realizarse en el liderazgo como Cristianos dando testimonio de vida por la oración, sirviendo con generosidad para imitar a Cristo que no vino a ser servido sino a servir y a dar la vida en rescate por todos, buscando ideales nobles y grandes que le ayuden al encuentro de la auténtica felicidad aquí en la tierra y de los bienes eternos en el cielo.

El Sacerdote Manuel Giraldo, fundador del Movimiento, manifestó que durante estos 50 años han logrado mantener esos vínculos de fraternidad y de amistad. Era un grupo juvenil inicialmente de Cocorná, posteriormente se extendió a todo el Oriente antioqueño y ahora hay miembros en varios países del mundo que siguen cumpliendo con la misión de participar en la vida parroquial, especialmente en la liturgia como lectores y animadores, en la catequesis y en la visita con los Sacerdotes a los centros de Evangelización en barrios y veredas. Nosotros nos seguimos reuniendo, nos seguimos comunicando, estamos en actividades de proyección a la comunidad y todos los “Mojucanos” son líderes en donde quiera que estén, porque ese es el compromiso que hizo cada uno el día de la Promesa, permanecer siempre unidos y vivir en comunión con todo el grupo”, afirma el padre Giraldo.

Para celebrar los 50 años, se está convocando a todas las personas que pertenecen o pertenecieron al Movimiento, la mayoría de ellos ya mayores, para un encuentro que se realizará el 30 de junio en Cocorná, con la presencia del Obispo de la Diócesis Sonson Rionegro y muchos sacerdotes, algunos salidos del propio Movimiento.

Además del reencuentro de los Mojucanos, uno de los objetivos de este encuentro en Cocorná es empezar con los jóvenes, que ya serían los hijos de los miembros, para retomar la misión del Movimiento con nuevas acciones, con nuevas ideas, con una mentalidad totalmente renovada, para que esa semilla sembrada en una juventud nueva vaya creciendo y se vaya fortaleciendo en una nueva sociedad. “Cambia la mentalidad pero el fin no deja de ser el mismo, porque los Apóstoles iniciaron con Jesús y la tarea sigue siendo la misma: Evangelizar.

(foto)

El Padre Manuel Giraldo acompañado de varios de los miembros del Mojuco, quienes sin ser jóvenes, continúan cumpliendo la misión del Movimiento.