Es preocupante el aumento de feminicidios y agresiones de todo tipo hacia las mujeres, a pesar de que las penas por estos delitos se han incrementado. Según datos de la Defensoría del Pueblo, el feminicidio dejó 399 mujeres asesinadas en el primer semestre de 2016, de los cuales el 50% provienen de los compañeros sentimentales, el 30% de exparejas y el 10%  de esposos y novios.

¿Por qué se presentan estos fenómenos?

Todo ello responde a una cultura patriarcal; machista, de dominación. Lo que busca toda violencia es la anulación del otro, demostrar su dominio sobre la otra persona. En el caso de la violencia hacia la mujer, se da otro componente importante, que es el de la posesión porque tradicionalmente el hombre ha sido educado en base a la idea de que la mujer, le pertenece, es inferior a él o es algo que puede manejar.

Todo esto ha generado, culturalmente, que un hombre se exprese con términos como: si no es mía, no va a ser de nadie; primero muerta que verte con otro… y un sin número más de frases que regularmente finalizan con el asesinato de sus parejas.

Hago especial referencia a los últimos casos de feminicidios y agresión  a las mujeres en el Oriente Antioqueño: en lo corrido de este año, dos mujeres fueron asesinadas en el municipio de Sonsón y siete lesionadas gravemente; situación que llevó a que la población y las autoridades políticas y civiles realizaran un plantón, exigiendo el respeto por la vida y la integridad de sus mujeres.

Todos recordamos también el cruel homicidio de una joven madre en el municipio de Marinilla a manos de su expareja, con total sevicia le fue arrancada su vida; y no olvidaremos la golpiza que un jugador de fútbol profesional, le propinó a la madre de su hijo en Rionegro.

Manifiesto mi total repudio a estos sucesos y a su vez pido a las autoridades acciones concretas para que se elimine todo tipo de violencia contra nuestro género. A los padres de familia y maestros, nos corresponde educar en la igualdad a niños y niñas para que las futuras generaciones no reproduzcan lo que hasta ahora se ha venido presentando. NI CON EL PÉTALO DE UN ROSA.

¡Adelante pues mujeres!

Por: Leidy Arias – Mujeres, Presente @LeidyAriasT