La quema de pólvora masiva en eventos como la alborada, navidad y año nuevo, afecta considerablemente a la fauna doméstica y silvestre. Puede provocar muerte súbita, trastornos de hipertensión, problemas cardiacos, colapsos nerviosos y otras dificultades de salud.

La etóloga del Hospital Veterinario de la UdeA, Luisa Fernanda López Becerra, sugiere iniciar la preparación de las mascotas para estos momentos días previos y seguir algunas recomendaciones durante todo el mes.

Horas antes a las quemas excesivas de pólvora, ubique a los perros y gatos en un lugar aislado del ruido y el humo con un equipo de sonido o televisor. Incremente el volumen del aparato paulatinamente, esto hará que la mascota se familiarice con altos índices de ruido y no diferencie entre la pólvora y el ruido de los electrodomésticos.

Para el caso de las aves ornamentales, cúbralas más temprano de lo acostumbrado y ubíquelas al interior de la vivienda en un lugar oscuro y aislado del ruido y el humo.

De acuerdo con la veterinaria, el uso constante en los hogares de feromonas apaciguantes como la valeriana, lavanda y pasiflora, ya sea en infusiones en el ambiente o para trapear, tendrán un efecto relajante en los animalitos. Úselas los días previos a diciembre y durante todo el mes.

Antes de suministrar a las mascotas medicamentos homeopáticos veterinarios (que producen un efecto relajante natural en el organismo), es necesario consultar con un médico veterinario.

No auto medique a su mascota, evite el uso de sedantes como el tranquilan, estos calmantes inhiben la capacidad de respuesta del animal, pero no la percepción del  ambiente, es decir, su mascota estará consciente del ruido pero no podrá reaccionar.