SACIAR, un puente entre la carencia y la abundancia

SACIAR, un puente entre la carencia y la abundancia

Todos los días en nuestro país mueren cientos de personas a causa del hambre y de la desnutrición, razón suficiente para que naciera la Fundación Saciar, una institución sin ánimo de lucro, de carácter privado, cuyo propósito es la lucha contra el hambre, la disminución del desperdicio de alimentos, la construcción de tejido humano y social y el fortalecimiento institucional, en pro de la seguridad alimentaria y nutricional de la población más vulnerable, en alianza con los sectores público, privado, iglesia y comunidad. Como Banco de Alimentos, cuenta con la logística requerida para recoger, seleccionar, empacar y distribuir productos, bienes de consumo básico y servicios, inspirados por el valor cristiano del amor.saciar-4

Desde sus inicios, Fundación SACIAR como Banco de Alimentos, ha sido testigo de un continuo peregrinar diario por su Centro de Acopio, de centenares de Instituciones Solidarias, que atienden Niños, Madres Gestantes y Lactantes y Adultos Mayores desplazados, enfermos, y desvalidos que nutren sus despensas en SACIAR gracias al apoyo de importantes y generosos benefactores de alimentos y dinero, que ayudan al desarrollo de la operación y compra de productos básicos que no son donados por la industria, empresas o personas.  Los benefactores  han hallado en Fundación SACIAR, el más eficaz “Puente entre la Carencia y Abundancia”, como un valioso instrumento para compartir con las poblaciones vulnerables y menos favorecidas.

La Fundación inició su vida jurídica en 1999 como Banco de Alimentos en Medellín y hoy se extiende a diversas regiones del país, y en Antioquia está en el Suroeste, Urabá y el Oriente. Aunque es una labor callada, en nuestra región SACIAR apoya con alimentos a 47 instituciones de ayuda humanitaria que albergan aproximadamente a 1.250 necesitados.

Su carisma es recoger productos consumibles próximos a vencimiento, excedentes que no se pueden comercializar y alimentos de primera calidad provenientes de la industria alimenticia y agrícola, de las grandes cadenas de supermercados, de las centrales de abasto y de empresas o de personas que manipulan alimentos, los cuales son llevados al centro de acopio en Rionegro donde son sometidos a procesos de selección, clasificación, conservación y empaque, actividades desarrolladas con el apoyo de 12 voluntarios para luego ser entregados dignamente y de forma gratuita a instituciones como las Casas Pan y Vida de la Diócesis Sonsón Rionegro, entre otras.

Sobre SACIAR, Monseñor Fidel León Cadavid Marín, Obispo de la Diócesis, anota que “Es una Fundación que encontró en el Evangelio la inspiración del compartir como una forma magistral de superar las desigualdades, Fundación que asumiendo el mandato de Jesús a sus Apóstoles y a nosotros, ante la multitud hambrienta que lo seguía: Dénles ustedes de comer”, lo ha unido a otras palabras del Evangelio: “Que nada se pierda”. Jn.6-12.

Esto hace referencia a que Colombia bota comida pero muere de hambre. La subregión del Oriente Antioqueño, despensa agrícola, no es la excepción y también sufre severamente este flagelo y por eso el llamado es a que no bote alimentos porque otros hermanos nuestros los necesitan.

PROYECTOS

El Centro de Acopio de SACIAR para el Oriente funciona en una bodega provisional cedida por la Administración en el antiguo Centro de Convenciones, parte posterior de la Subsecretaría de Tránsito de Rionegro, donde las personas generosas pueden entregar sus donaciones en alimentos, los cuales serán recogidos en su negocio, industria o finca, llamando al teléfono 561 53 83 o al celular 3206646475.

La Fundación tiene como proyecto la construcción de un Centro de Acopio en el municipio de Sonsón y ha presentado a la Administración de Rionegro un proyecto para la construcción de un Templo Comedor en esta ciudad, iniciativa que está apoyando la Gestora Social Susana Ochoa, esposa del Alcalde.

Recientemente realizó un Banquete en el coliseo de la UCO, con el objeto de recoger fondos para la compra de un vehículo en el cual puedan recoger las donaciones y transportarlas a los distintos municipios, pero falta más apoyo regional.

El personal de SACIAR puede desplazarse al campo a recoger productos que no puedan comercializar los agricultores.

Aspecto del banquete realizado en Rionegro para recolectar fondos para la compra de un camión.logo-saciar

Related posts