Microsoft sigue revolucionando la industria de los videojuegos, cada vez son más notorias las mejoras en cuanto a rendimiento, adaptabilidad y eficacia de las consolas. En esta edición abordaremos el S.O y hardware de la consola más popular en los últimos años XBOX ONE, donde te daremos una serie de trucos para mejorar tu experiencia de juego. 1) si te estás quedando sin espacio de almacenamiento en tu Xbox One no te preocupes puedes conectar un disco duro externo e inmediatamente darle a tu sistema un poco más de capacidad, siempre y cuando la unidad sea compatible con USB 3.0, tenga una capacidad mayor a los 256 GB y hayas creado una partición dedicada a la Xbox.

De hecho, incluso podrías conectar no uno sino dos discos duros externos al mismo tiempo, si es que necesitas tanto espacio adicional. Si conectas un disco duro compatible tu Xbox One lo reconocerá automáticamente, y comenzará a guiarte a través de los pasos de configuración. Desde la página de Ajustes de sistema puedes acceder al apartado de “Almacenamiento” para configurar de forma personalizada tu espacio adicional.

Y si necesitas ayuda puedes acceder a la página oficial de Microsoft para resolver problemas. 2) Cambiar el orden en el que se descargan los archivos. Si estás esperando que varios juegos se descarguen y se instalen, no es necesario que debas esperar que lo hagan en el orden predeterminado por la consola. Puedes buscar el icono o “tile” de un juego y presionar el botón de menú (identificado con tres líneas horizontales) para luego elegir “Pausar la descarga”, y así la siguiente aplicación en la lista comenzará a descargarse de una vez. También puedes pausar instalaciones de la misma forma. También puedes encontrar todo lo que se está descargando e instalando en un solo lugar, dirigiéndote a “Mis juegos y aplicaciones”. Continúa en la próxima edición.