Durante el mes de abril funcionarios de Somos Movilidad estarán recorriendo instituciones educativas, barrios y veredas de Rionegro, para hacer pedagogía sobre lo que será el nuevo Sistema Integrado de Transporte, Sonrío, con el propósito de que toda la comunidad conozca cómo sería el funcionamiento del servicio público de transporte.

Básicamente, el Sistema consiste en establecer dos rutas troncales desde el paraje Belén en la autopista Medellín – Bogotá, hasta el Aeropuerto José María Córdova. Ambas tendrán el mismo recorrido desde Belén hasta la glorieta del Tránsito y allí se dividen: Una sigue por la carrera 47 hasta el cruce con la calle 47, toma hacia el occidente hasta la entrada al Cementerio, sigue por el Carretero, Barro Blanco, entrada a El Tablazo, Hospital San Vicente Fundación y Aeropuerto. La otra parte de la glorieta del Tránsito para cruzar a la doble calzada El Tranvía y empalmar con la avenida Juan de Dios Morales hasta Jumbo, toma la vía de Llanogrande hasta el cruce con la vía al Aeropuerto y desde allí hasta el terminal aéreo.

Estas dos rutas troncales que operarán en ambos sentidos, se complementan con 15 rutas alimentadoras desde los distintos barrios y veredas, de manera que se cancelan todas las actuales rutas de buses y busetas, para descongestionar el centro de la ciudad. La propuesta es que el nuevo sistema sea atendido con el parque automotor existente en las distintas empresas, pero hasta ahora los transportadores no han aceptado vincularse al proyecto.

Si bien el Sistema propuesto tiene como fin descongestionar el centro de Rionegro, la más grave afectación la tendrán los usuarios de los municipios vecinos, ya que ningún vehículo de servicio intermunicipal podrá ingresar al centro y llegarán a estaciones satélites de las rutas troncales urbanas y los pasajeros tendrán que trasbordar.