La obra del maestro JAIME ABRIL no es la pintura del frio realis mo fotográfico, ni histórico, ni naturalista, es una pintura figurati va actual y contemporanea complementada con un mensaje emocional expresivo, que palpita en el lienzo y la traslada permanentemente al alma del observador o visitante. «El Observador Observado

El artista JAIME ABRIL con su experiencia profesional, talento sa y estudiosa de los limpios valores cromáticos, tonales de luz y sombra, y de perspectiva, no hace uso de la linea del dibujante para resaltar formas y volúmenes. El contraste por color y por tono marca el contorno y los valores de los volumenes su talen to madurado lo aplica para suavisar la rigidez de la monotonia de la verticalidad con abundantes ángulos arquitectónicos, geométricos de 90 grados, el artista logra magistralmente solu cionar los problemas, aplicando y manejando la precision tonal. la dificilisima gama de limpios grises y complementarios, para lograr dos efectos perfectos; naturalizar la pesadez de los pane les geométricos verticales y crear espacio amplios y oxigena. dos, aireados en las salas de exposiciones, un lugar coloquial y crear un ambiente necesario, propicio para que el visitante o espectador dentro de la soledad, viaje con la magia del color plasmada en las obras exhibidas.

En esta ocación el notable pintor Jaime Abril, haciendo gala de su constante reinvención artistica, nos presenta una interesante propuesta de arte dentro de la busqueda evolutiva permanente para construir un nuevo mundo mágico e idealizado, con amplios espacios arquitectónicos, con el manejo impecable de la perspectiva, creando unas salas de exposciones ambienta das de silenciosa paz para interpretar y leer el mensaje de su creador, y al mismo tiempo el espectador sentirse parte de la obra en mención como el observador observado.

Es asi como la calma y el silencio que se respira en su obra no significa un vacio fisico, ni espiritual del artista. El ambiente generado que inspira en sus cuadros esta oxigenado con la calidez vibrante del humanismo representado en las figuras de los personajes, donde se plasma con claridad el manejo suave del movimiento parsimonioso de las curvas de la figura humana.

Y que bien esa posición de incentivar el amor por el arte, desde temprana edad a través de la reflexión serena, detenida, profun da e intima frente a una pintura en exposición.

Estos seres contempladores de los cuadros colgados están tratados en su particular técnica que lo caracteriza, trazos suel tos, pastozos y colores quebrados para darle una visión más moderna a su obra que son los mensajeros del halo de la vida

Y como bien lo decia el poeta Apolinar, «El color es una expre sión emocional y se convierte en exquisita vibración interior».

Aquiles Trevisi

1930 – 2017

Bucaramanga – Colombia

En homenaje a don Aquiles Trevisi quien en su seguimiento a mi proceso como artista le puso el nombre a este tema el cual he venido desarrollando recientemente. El Obser Vader Observado