Este fin de semana llega a las salas de Cine Colombia el documental Munch: el grito del alma, dirigido por Phil Grabsky. Del 22 al 24 de febrero los espectadores podrán conocer más a fondo aspectos psicológicos, políticos, ambientales y económicos de la segunda mitad del siglo XIX que influyeron radicalmente en el trabajo de Edvard Munch.

El documental es un recorrido por las 220 muestras que lograron reunir el Museo Munch y el Museo Nacional de Oslo en el año 2013 con motivo de los 150 años del nacimiento de uno de los personajes noruegos más emblemáticos del arte moderno.

“Un espectáculo único en la vida”, así fue catalogada la exposición ‘Munch 150’ que despertó el interés global. La muestra también alcanzó un récord de subasta por uno de sus cuadros de la serie ‘El grito’ que se entregó por un calor de 120 millones de dólares.

Mai Britt Guleng, curadora de la exhibición, expresa que “Munch es un artista excepcional porque nunca dejó de ser creativo ni de ahondar en las posibilidades de cómo crear obras de arte y cómo comunicarse”.

Edvar Munch nació en Loten, Noruega en 1863. Desde pequeño vivió el infortunio, pues su madre murió de tuberculosis cuando él apenas tenía cinco años. Unos años después la misma enfermedad terminó con la vida de su hermana Sophie. Su otra hermana fue internada en un centro psiquiátrico.

Todas esas situaciones por las que pasó el artista hicieron que tuviera una personalidad difícil pero, según el mismo maestro, fueron la base de su talento.

La carrera de Much abarcó seis décadas y llegó a pintar más de mil obras. Su vida artística pasó por diferentes cambios de estilo y temas; entre esos se encuentran el amor, la enfermedad, la melancolía, la soledad, la locura, la muerte y la angustia.

Entre sus obras más importantes y conocidas están: La niña enferma, El beso, Melancolía, El vampiro, Madonna y Pubertad.