Se llama 2021 PH27 y solo tarda 113 días en dar una vuelta completa alrededor
del Sol. Este descubrimiento fue hecho hace pocos días por el astrónomo Scott S.
Sheppard, de la Institución Carnegie para la Ciencia, y se trata de un asteroide
muy veloz observado hasta ahora en el Sistema Solar. Incluso, con la excepción
de Mercurio, que tarda 88 días en completar una órbita alrededor del Sol, en la
historia no se conoce un periodo orbital más corto que el de esta nueva roca
espacial.

No obstante, 2021 PH27 sigue una trayectoria mucho más elíptica que Mercurio, y
por ende se acerca bastante más al Sol que este. En su máxima aproximación, en
efecto, la nueva roca pasa a solo 20 millones de kilómetros del Sol, mientras que
Mercurio, se queda a 47 millones de kilómetros.

Normalmente, resulta muy complejo para los dos astrónomos localizar estos
asteroides interiores porque a menudo están ocultos por el intenso brillo solar.
En los momentos de máximo acercamiento, la superficie de 2021 PH27 se
convierte en un auténtico infierno, a más de 500 grados de temperatura, más que
suficiente para fundir el plomo. Pero no solo eso es lo más interesante, también
esas profundas 'inmersiones' en el pozo gravitatorio del Sol implican que el
asteroide experimenta los efectos de relatividad general más que cualquier objeto
conocido de nuestro entorno, efectos que se manifiestan en forma de una ligera
oscilación en la órbita elíptica de 2021 PH27.