Dumbo es un personaje que desde 1941 nos ha hecho vibrar y soñar con cada acontecimiento que trae su historia. Para este año (2019) llegó el film que busca dar un giro inesperado y lo hace de forma creativa y agregándole un poco más a la trama original.

El final del cuento de Dumbo es cuando el circo revela que Dumbo puede volar, pero en la película de este año, es solo el comienzo, aquí, el pequeño elefante, además de ser separado de su madre se convierte en un centro de atracción para el circo y su dueño.

En la película vemos como Milly (Nico Parker), hija de Holt Farrier (Colin Farrell) quien perdió un brazo en la guerra, tiene algo en común con Dumbo; ellos tienen una diferencia que los hará sobresalir y lograr todo lo que sueñan.

Milly quiere ser científica y no está de acuerdo en ser exhibida como trofeo y Dumbo, aunque por sus grandes orejas puede volar, él cree que solo lo puede hacer si tiene una pluma en su trompa, los dos han sido separados de su madre y harán lo imposible para que ellas se sientan orgullosas de sus logros. La madre de Milly murió por una enfermedad y la de Dumbo está alejada de él.

En el transcurso de las dos horas aproximadas que dura la película podemos ver como Dumbo, Milly, Joe (Finley Hobbins), Holt y Colette(Eva Green) deben enfrentarse al empresario Vandevere (Michael Keaton) para unir de nuevo a Dumbo y a su madre , además de dejarlos en libertad.

Milly logra ser una científica en potencia y ayuda a remplazar a los animales por tecnología en el circo. Holt adquiere una mano robótica que su hija Milly crea para él, además de convertirse en la pareja de Collete , bailarina de los aires en el nuevo circo. Dumbo y su madre son llevados a su hábitat y ahí se encuentran con muchos elefantes.

De Dumbo podemos aprender que las diferencias no son limitantes, ellos nos demostraron que por el contrario, son el motor para cumplir los sueños