El nueve de Diciembre de 1924, se conmemoró en Rionegro los 100 años de la Batalla de Ayacucho, en un evento público al cual asistió el entonces Presidente del Senado de la Republica, Doctor Román Gómez. Acto seguido, en el marco de esta celebración, las autoridades locales se encargaron de organizar la Colina del Cementerio, para aquel entonces, Rionegro era un pequeño pueblo con un promedio de 7.000 habitantes, su urbe se centraba en las inmediaciones del Parque de La Libertad y el servicio de acueducto no existía, por lo que un grupo de ingenieros pensó en construir un sistema guiado por canaletas, sobre la Colina del Cementerio, el punto geográficamente más elevado del poblado, el cual surtiría la zona céntrica y especialmente la primera fuente que se instaló en el Parque de La Libertad.

Álvaro Arteaga es un historiador rionegrero, entre sus reseñas históricas cuenta que la fuente que hoy en día está instalada en el nuevo Parque de La Libertad, no fue la primera, la original poseía un diseño un poco más arcaico a la que se conoce en la actualidad.

En la Colina todavía puede apreciarse ese tanque del primer sistema de acueducto, aunque el pasar de los años ha golpeado la estructura donde alguna vez se almacenó el agua que era consumida por los habitantes de la localidad y hoy en día parece un simple quiosco, en el cual uno que otro curioso no duda en tomarse una fotografía.

El agua que vertía por la montaña, provenía de nacimientos naturales que habían en las periferias del Cementerio, estos llenaban el tanque, y bajaban por gravedad atravesando el sector conocido como la Calle Obando, luego llegaba al parque principal, donde el ciclo del sistema culminaba, una vez los moradores llenaban sus baldes, canecas y demás.

Para las familias más pudientes, el líquido llegaba directamente al patio de sus viviendas y con la ayuda de una palanca se accionaba la llave que permitía su paso. Solo sería tres décadas más tarde, a mediados de los 50s, cuando por decisión del gobierno departamental la red de acueducto pasaría a surtir las demás zonas en que se levantaba a mitad del siglo la Hidalga Ciudad Santiago de Arma de Rionegro.

Más de esta crónica en “Lo Que Somos”, a través de Diarioriente, en alianza con El Periódico Colombia Más Positiva, conduce Oscar Roldan, agradecimiento especial al señor Álvaro Arteaga Valencia, Historiador y Museólogo Rionegrer

El historiador y museólogo Álvaro Arteaga contando a Julián Dávila la historia de la Colina del Cementerio en donde aun se conserva el tanque del primer sistema de acueducto que existió en el pueblo.

Desde la Colina del Cementerio puede apreciarse gran parte de la zona urbana de Rionegro y por ello es uno de los atractivos turísticos que tiene la ciudad.

Fachada del Cementerio, otro sitio histórico porque allí reposan los restos de varios héroes de la Independencia y otras personalidades que hicieron historia en el país.

Sendero peatonal para subir a la Colina del Cementerio y apreciar la naturaleza que la rodea.