Después de 20 años, la historia de reconciliación que escenifica la película Golpe de Estadio, del director colombiano Sergio Cabrera, se hizo realidad el pasado 18 y 19 de junio en el municipio de Dabeiba, gracias a la gestión de la Mesa Departamental para la Reincorporación en Antioquia y a la comunidad de la vereda Llanogrande.

En el occidente de Antioquia, a aproximadamente una hora del municipio de Dabeiba, se encuentra la vereda Llanogrande, cubierta por la neblina y los verdes de la montaña. En su interior se ubica el ETCR – Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación- donde viven 215 ex combatientes de Farc y 57 niños, que conformaron una nueva comunidad en medio de casas, jardines, restaurante, panadería, escuela, tiendas, y hasta una cancha de futbol, que se convirtió en uno de los lugares protagonista del evento Golpe de Estadio 2.

Entre este 18 y 19 de junio, excombatientes de las Farc, desmovilizados de las Auc, víctimas, integrantes de la Fuerza Pública, antiguas glorias del fútbol, jóvenes del club deportivo Semillas de Vida y Paz de la comuna 13 y habitantes de lugares aledaños a la vereda, se reunieron en un acto de reconciliación que trajo a la realidad una escena de la película Golpe de Estadio, donde se muestra a un grupo guerrillero y otro del Ejército Nacional viendo el partido de Colombia – Argentina, en las eliminatorias del mundial de Estados unidos en 1994.

El evento del cual participó Sergio Cabrera y Nicolás Montero (uno de los actores de la cinta) contó el día lunes, con un cineforo donde se proyectó la película y una tertulia en pro de la reconciliación. El martes, la jornada inició muy temprano con el primer partido de Colombia en el mundial de Rusia y un juego amistoso entre ex combatientes de Farc, glorias del futbol y jóvenes del club deportivo Semillas de Vida y Paz.

La Gerente de Paz y Posconflicto, Tatiana Gutiérrez Pérez, expresó que desde la Gobernación de Antioquia, se seguirá apoyando este tipo de procesos, con el convencimiento de que es el camino para continuar construyendo un nuevo país y hacer una Colombia próspera.

Golpe de Estadio 2 culminó con la entrega de balones donados por Proantioquia y elaborados por Grangol, una empresa conformada por víctimas del conflicto, la entrega de medallas a los equipos y un mensaje del futbol como reconciliación.