Durante estos días de confinamiento, hemos tenido que privarnos de diversas actividades fuera de casa para cuidarnos y evitar el contagio. Sin embargo, está comprobado que el deporte es de las actividades más importantes del ser humano para fortalecer el sistema inmunológico. De hecho, en países como Bélgica, el deporte lo han considerado como un aspecto fundamental para combatir el virus.

Según Rouud Van Thienen, doctor belga especialista en deporte, ejercitarse de forma correcta ayuda a reducir infecciones o enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, entre otras. “Cuando te ejercitas, tu corazón aumenta el ritmo cardíaco y aumenta la circulación de la sangre. De esta forma, los glóbulos blancos, que son los que atacan a los microorganismos, llegan de mejor forma al lugar donde deben actuar”, cuenta Thienen al diario ESMTB, afirmando también que ayuda en otros aspectos como la salud mental porque puede tratar la depresión, pues según estudios, las personas que se ejercitan tienen hasta un 80% de posibilidad de que no sufran de depresión. Además, mejora la autoestima, la calidad del sueño, controla el estrés y mejora la calidad en el estudio y en lo laboral.

Ahora bien, no se trata solamente de mejorar la forma física, sino también de fortalecer nuestro cuerpo para mantenerlo saludable. Lo recomendable es que hagamos ejercicio al menos tres días a la semana mínimo 30 minutos. Para estos días, aunque parezca que no se puede, lo ideal es no quedarnos con una vida sedentaria, ya que los niveles de estrés pueden elevarse debido al encierro, el teletrabajo, las clases virtuales y otros factores. Por eso, el ejercicio en casa es una buena opción, pero si en tu localidad hay horarios en los que te permiten salir para hacer deporte, esos espacios se deben aprovechar, ya sea caminando, montando bicicleta o trotando, con el fin de salir de la rutina y prevenir la ansiedad que posiblemente llegue debido a diferentes actividades que se pueden intensificar.

Si nunca ha hecho ejercicio o no lo hace usualmente, es importante que se comunique con su médico y también, realice la actividad que le sea más fácil para comenzar. No es necesario que lo haga por mucho tiempo. No se esfuerce y hágalo a su propio ritmo, y, con el paso del tiempo podrá ir aumentado de acuerdo a su capacidad, lo esencial es que comience y pueda mejorar su estilo de vida.