Con 12 medallas en los Olímpicos de la Juventud, Colombia tiene ahora el reto de hacer sostenible ese gran desempeño deportivo en las máximas citas internacionales.

El duodécimo lugar en el tablero final de la medallería, producto de las doce preseas obtenidas, cinco de oro, cuatro de plata y tres de bronce, confirma el buen desempeño del deporte colombiano en los III Juegos Olímpicos de la Juventud, que se disputaron en territorio argentino del 6 al 18 de este mes y con la participación de más de cuatro mil atletas de 206 países.

A esa cita Colombia asistió con una delegación relativamente pequeña, un grupo de 55 deportistas que ahora son el futuro del deporte colombiano. “Yo diría que eso es lo más importante de todo esto, sin pensar en el número de medallas. Es saber que tenemos una generación y que podríamos llamarla generación de relevo, que nos llena de esperanza y de confianza frente al futuro del deporte colombiano y lo que tiene que ver con la sostenibilidad de los buenos resultados que tenemos en este momento”, expresa Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC).

En su análisis, el dirigente deportivo destaca y aplaude el continuo crecimiento y el desempeño de los atletas nacionales en el ámbito mundial, pero se alegra más con la actuación de estos juveniles que representaron al país en territorio argentino, “porque es la mejor forma de saber que ese ascenso se va a mantener, que hay con que relevar a quienes son las grandes figuras hoy, porque en algún momento les llegará la hora del retiro y entonces ahora tenemos claro quiénes van a ser sus relevistas, sus sucesores”.

Una lectura que no sólo exalta el presente sino que mira al futuro, porque “hay un grupo de nuevos atletas con dirección hacia todos los eventos del ciclo olímpico”, manifiesta el presidente del COC.

Colombia sumó oros en natación clavados, patinaje y atletismo; platas en judo, tenis y pesas; y bronces en tenis, pesas y BMX: “un resultado que, en términos generales, está muy ajustado a las proyecciones planteadas en cuanto a los deportes que han venido siendo el sostén de las buenas representaciones internacionales del país”, precisa Medina sin desconocer que “de pronto queda algún sinsabor en el ciclismo, pero en estos Juegos esa competencia era la combinación de dos modalidades que en realidad son muy atípicas para nosotros, la ruta y la bicicleta de montaña (mountain bike), en donde los atletas tenían que hacer las dos pruebas y allí no tuvimos un buen desempeño, pero nada de preocuparnos porque sabemos que si en algún deporte tenemos potencial es en el ciclismo”, explicó el dirigente.

Por eso ahora lo que sigue, afirma Medina, “es prestarle mucha atención a este grupo de muchachos y seguir su proceso de preparación comoquiera que ya se crearon los Juegos Panamericanos de la Juventud, que posiblemente se van a realizar en 2021 y en un rango de edades que cobije a los deportistas que estuvieron en estos Juegos de Buenos Aires”, justamente para darle continuidad a los procesos.

Esa primera versión de la nueva cita Panamericana para los jóvenes aún no tiene sede asignada, pero Medellín y Cali estudian su postulación ante la Odepa (Organización Deportiva Panamericana) para albergar ese gran evento multideportivo.

Fuente: ElMundo.com