cornareLa Corporación fortalece procesos de formación con Administraciones Municipales para implementar normatividad del PGIRS

Con la presencia de 120 representantes de los 26 municipios del Oriente antioqueño, se llevó a cabo el pasado fin de semana la capacitación en materia de Planes de Gestión de Residuos Sólidos dirigido a las Empresas de Servicios Públicos, Administraciones Municipales y  UMATAS con el fin de capacitar a  los nuevos mandatarios sobre el proceso de elaboración, implementación y actualización del PGIRS.

El evento contó la presencia y ponencia de Alba Milena Zuluaga, profesional de la Dirección de Asuntos Ambientales Sectorial y Urbana del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, quien expuso la importancia de la normatividad y los ajustes que deben incorporar los municipios en los Planes de Desarrollo con las  modificaciones actuales del PGIRS.

“Hoy las nuevas administraciones tienen el compromiso de presentar la actualización de los PGIRS de acuerdo a la normatividad, además es importante que en los procesos se involucre el tema del comparendo ambiental paralelo a los programas y actividades pertinentes”, dijo Luz Fabiola Marín, subdirectora de Educación, Participación y Comunicación de Cornare.

Durante la capacitación Alba Milena Zuluaga hizo referencia al  decreto 596, el cual  busca reconocer y visibilizar las rutas  de los recicladores con la creación de las empresas prestadoras de servicios y aprovechamiento.

La Corporación desde la Oficina de Ordenamiento Territorial y Gestión de Riesgo presta el apoyo, control y seguimiento a todos los proyectos relacionados con el tema de residuos sólidos tanto ordinarios, especiales como peligrosos, además de  educar  a cada uno de los actores que hacen parte de la cadena de disposición final de residuos.

Cornare apoyará las  acciones orientadas a sensibilizar sobre  el debido proceso de comercialización de materiales reciclables y es responsabilidad de los municipios  evaluar la viabilidad para el aprovechamiento de residuos sólidos orgánicos generados en plazas de mercado, corte de césped y poda de árboles. En caso de no ser viable este tipo de aprovechamiento, deberán documentar las razones técnicas y financieras.