Aunque los estilos de vida han ido cambiando debido a ciertas circunstancias, como el trabajo, el estudio y relaciones interpersonales, es posible adaptarnos solo si mantenemos un orden adecuado de lo que vamos a hacer día a día.
En el caso del trabajo, cuando se trabaja en casa y hay una adaptación, puede haber un equilibrio entre su vida laboral, familiar y personal, además de que podrás manejar el tiempo a tu manera para rendir en todos los aspectos.
Para que esto ocurra, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones. Aquí te dejamos algunas.

1. Crea una rutina diaria: Tener unos horarios establecidos te ayudará a tener tiempo para todo lo que debes hacer en el día y concentrarte en cada una de ellas a la vez. Además de que se podría ser más productivo.

2. Crea un espacio cómodo con todo lo que necesites: Es importante que ese lugar que elijas en tu casa sea solo para trabajar, para así concentrarte en lo que haces. Es recomendable que el lugar se asemeje a tu oficina. Además, es importante que el espacio tenga buena luz y esté aireada.

3. Evita las distracciones: Es importante definir los tiempos para leer correos, atender llamadas o hacer trabajos. Por otra parte, hazle saber a tu familia que estás trabajando en ciertos horarios, para luego poder disfrutar con ellos.

4. Realiza pausas activas: Tómate un tiempo para descansar, estirar tu cuerpo y tomarte un café.

5. Realiza copias de seguridad: Siempre entra a portales seguros, cuida tus contraseñas y trata de hacer copias de seguridad periódicamente para proteger tu información.

6. Mantén contacto con tus compañeros: Sigue en contacto con tus compañeros, pero solo desde las herramientas que de tu empresa.