Tener una edad avanzada no significa que nos quedaremos sin memoria en cualquier momento, ya que lo que puede acabarla definitivamente no es la edad, sino la falta de ejercicio mental, pues hay muchos jóvenes que por este mismo motivo no logran mantener la memoria. Todas las personas desde nuestra época de niñez y de manera inconsciente comenzamos a ejercitar la memoria cuando empezamos a estudiar en la escuela y luego en el colegio se nos asignan tareas y talleres que tienen el propósito de enseñarnos a ejercitar la memoria y por esta misma razón es nuestro deber continuar ejercitándola cada día.

Una de las recomendaciones más importantes es prestar atención cuando nos dicen algo o cuando hacemos algo y de esta manera será más sencillo recordarlo. Muchas personas no pierden la capacidad de memorizar, lo que pasa es que no prestan atención.

Es importante repetir varias veces el acontecimiento que se desea mantener en la memoria por un largo período. De otro lado, memorizar gran cantidad de información al mismo tiempo es muy difícil para cualquier persona, por lo tanto se recomienda dividirla y memorizar por partes.

Para poder recordar con facilidad el lugar en el cual dejamos algunos objetos importantes, como las llaves de la casa, documentos, etc., debemos ser organizados y tener un lugar fijo para cada uno de ellos, así los encontraremos fácilmente.

Hay algunos ejercicios bastante sencillos y muy efectivos para fortalecer la memoria y evitar que esta se deteriore. Por ejemplo, toma algunos objetos que utilices con frecuencia y cambiales de lugar, para luego tratar de recordar el sitio en el que los guardaste. También puedes cambiar de ruta para salir o llegar a la casa con alguna frecuencia.

Por otra parte, puedes divertirte y pasar algún tiempo practicando con algunos videojuegos, o puedes hacer crucigramas, sopa de letras o encontrar el camino correcto de algunos juegos de laberinto.

Hemos escrito en otras oportunidades que la alimentación de la persona de tercera edad es fundamental y para el caso de mantener una buena memoria, es importante consumir alimentos ricos en vitamina C, fósforo, omega 3 y ácido fólico, que pueden ser pescado, los frutos secos y las pasas.