A pesar de que en el mercado existen una gran cantidad de productos de muy buena calidad para tratar el cabello, lo cierto es que resultan mucho más saludables para nuestro cuerpo aquellos de origen natural. Por esta razón proponemos hacer tu propio champú casero usando ingredientes que podemos encontrar en cada cocina. Veamos algunas recetas útiles y fáciles de preparar que con toda seguridad le darán brillo y lozanía a tu pelo sin ningún efecto secundario.

Champú de bicarbonato El champú de bicarbonato es una excelente opción para limpiar bien el pelo hasta su base; sin embargo, recuerda que siempre debes aplicar vinagre después, ya que el bicarbonato reseca un poco el cabello.

Ingredientes: Una cucharada de bicarbonato, una taza de agua tibia, una cucharada de vinagre y una taza de agua. Preparación: Combina el bicarbonato con el agua tibia y aplica en el cabello frotando profundamente. Luego mezcla el vinagre con el agua y enjuaga bien. Termina el procedimiento enjuagando con abundante agua.

Champú de aceites naturales

Las propiedades combinadas de algunos aceites naturales ayudarán a que tu cabello, sobre todo si está seco y quebradizo, recupere su aspecto saludable. Ingredientes: ¼ taza de leche de coco, 1/3 taza de Jabón líquido de Castilla, ½ cucharadita de aceite de vitamina E (2 o 3 cápsulas), 20 gotas de aceite esencial preferido (lavanda, hierbabuena, naranja, romero, etc.). Para pelo seco, agregar ½ cucharadita de aceite de oliva o de almendra.

Preparación: En un recipiente combina la leche de coco, el jabón líquido de Castilla, el aceite de vitamina E, el aceite esencial elegido y el de oliva o almendra, (estos últimos sólo para pelo seco). Agita bien la mezcla y guarda.

Cuando vayas a lavarte el cabello utiliza una cucharada de este champú de aceites naturales y frota llegando hasta las puntas. Luego enjuaga con abundante agua tibia. Se puede conservar hasta por un mes.