Por: Carlos Andrés Pérez, Abogado experto en Avalúos y Propiedad Raíz

En materia de arrendamiento de inmuebles en ocasiones suele usarse indistintamente los conceptos de prórroga y renovación del contrato para referirse a la prolongación temporal de la relación contractual. Sin embargo, vale la pena precisar que se trata de dos conceptos jurídicos diferentes: Cuando se hace referencia a la prórroga del contrato, en efecto se está haciendo alusión simplemente a la continuidad en el tiempo respecto de la vigencia del contrato, bajo los mismos términos y condiciones inicialmente pactados a la suscripción del mismo, pero el concepto de renovación tiene una connotación más amplia, se trata de un concepto de índole comercial que constituye un derecho a favor del arrendatario que ha ocupado un local comercial con el mismo establecimiento de comercio de manera continuada por un periodo mínimo de  dos años, para que el arrendador al vencimiento del contrato renueve la relación contractual de arrendamiento y no le desahucie  de manera injustificada, este derecho tiene como fin último amparar al arrendatario que durante este tiempo ha logrado posicionar o acreditar  una marca, producto o servicio.

Para más información visite nuestras oficinas en el segundo piso del CC Banco Ganadero, Of. 205 en Rionegro.