Cristina Carmona es una joven de 21 años habitante del barrio de Belén en Medellín, actualmente estudia artes plásticas en la Universidad de Antioquia y diseño de intervención de espacios en la Academia superior de artes de la ciudad , además de esto está dando sus primeros pasos en el mundo del tatuaje, “me gusta el arte del tatuaje , que es el otro lado del arte, que es hacerlo en la piel y desde que tengo memoria me ha gustado dibujar y pintar”, aseguró.

Cristina sostiene que el dibujo siempre fue un gusto innato en ella, comenzando en su infancia observando imágenes en libros y replicándolas o inspirada en lecturas para realizar sus primeras obras “lo siento lo vivo y lo hago”. Según Cristina, su mayor inspiración es la naturaleza y lo que la hace sentir, también se inspira en ella misma haciendo un proceso de introspección, focalizándose en lo que siente y lo que vive y, dependiendo lo que esté pasando en cada momento de su vida, encuentra cómo expresarlo mediante el arte, sintiendo lo está mostrando y liberando.

“Me gusta mucho el arte en sí, artes plásticas, lo veo como la expresión y el diseño de intervención de espacios como algo más funcional, donde se busca precisamente darle una función al arte. Solo dibujo cuando estoy inspirada, me llega una idea y empiezo a hacer bocetos durante el día dándole forma al dibujo; mi estilo es a lápiz y sombras, aunque también me gusta el color aplicado de una manera abstracta. Estoy en búsqueda de mi estilo y me inspiró en los impresionistas y surrealistas como Salvador Dalí y Edvard Munch y la utilización de los colores, ya que ellos tratan de buscar ese punto de la conciencia. La industria del arte la veo incrementando, con grupos que empiezan a armarse y encuentran en el arte un medio de expresión para cosas que a veces no se pueden decir”, así concluye Cristina.