El pasado 31 de agosto, Caterine Ibargüen hizo historia al alcanzar el título del Salto Triple y el Salto Largo de la final de la Liga Diamante y también se había impuesto en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en estas dos pruebas, siendo la reina de la competencia y gracias a su gran temporada se llevó el premio de la Atleta del Año que entrega la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo.

Caterine ganó las ocho pruebas de salto triple en las que participó en la Liga Diamante, mientras que en salto largo se impuso en la Copa Intercontinental. La nacida en Apartadó en 1984, decidió que en este año podía preparar ambas competencias y ser la mejor del mundo, para de esta manera darle más alegrías a Colombia. “Lo planificamos así para dar a mi país una medalla más en los Centroamericanos y del Caribe, ya que éramos locales. Luego vimos que hacía buenas marcas en salto largo y seguimos hasta ganar también la Liga de Diamante en ambas pruebas”, dijo la mejor deportista de Colombia según la elección de El Espectador.

A nivel nacional, el Comité Olímpico Colombiano y Coldeportes, celebraron la ceremonia “Lo mejor de lo nuestro”, la noche de gala que premió con la estatuilla Altius de Oro a la atleta antioqueña.

Para esta versión, el Comité Olímpico Colombiano decidió regresar a los podios, luego de varios años de destacar con Altius de Oro a un deportista por cada Federación Deportiva. El regreso tuvo un valor adicional, porque separaron las Federaciones olímpicas de las que no hacen parte del programa olímpico, por eso hubo cuatro podios, el élite y el de promesa del año para cada división.

Fue así como en las Federaciones Olímpicas la ganadora del Altius de Oro fue la antioqueña Caterine Ibargüen, la mejor atleta del mundo en 2018 para la Asociación Internacional de Federaciones Deportivas (IAAF), por su doble título de la Liga Diamante, así como los dos oros de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla.