Las tablas han sido lo suyo y es un arte que practica y por el que vive desde los 16 años. Se trata de Juan Diego Granada Milán, actor y director de teatro y, actualmente, líder del Grupo de Teatro Experimental de Guarne, propuesta artística que reúne letras, artes y tecnología para llevar al espectador a vivir una experiencia real del teatro.

El grupo nació desde 2007 cuando se llamaba Teatro Libre, el cual luego se desintegró y dio paso al colectivo de teatro experimental que hoy conforman. Granada Milán recuerda el primer performance que hicieron, el cual correspondía a una puesta en escena navideña que tuvieron la oportunidad de presentar en varias veredas, e incluso, en otros municipios de la Región. Sin embargo, los integrantes, en su mayoría estudiantes de bachillerato, se terminaron graduando y se fueron, o para la universidad o a trabajar.

Entonces, las reuniones preparatorias del equipo pasaron a solo cada 15 días y luego, ante la falta de espacios y de apoyo para realizar su labor artística, terminaron por sepultar el colectivo cultural inicial. No obstante, este tropiezo no fue impedimento para que este actor continuara con su deseo y afición por las artes escénicas y, en compañía de Gisela, la única sobreviviente de ese primer esfuerzo teatral grupal, continuaron con su labor cultural que hoy pervive con esta iniciativa y con la que actualmente implementa monólogos como Los adioses de Juan, estrenado en meses pasados o los que estrenará prontamente durante octubre como Antología y Colcha de retazos.

La promoción cultural en este municipio del Oriente también la ha venido realizando a través de su trabajo con los estudiantes de la Institución Educativa La Inmaculada, en donde durante cuatro años logró poner en escena con los estudiantes un total de ocho obras de su autoría, como Mujer marchita, Los desaparecidos y Lo Cotidiano. Ya son cerca de cuatro décadas de sus 55 años de vida dedicadas al teatro y en los que ha querido impulsar de manera especial esta labor cultural en la Puerta del Oriente.

“En Guarne lo que necesitamos es unirnos. Yo invito a que nos unamos, no solamente los teatreros sino todos los artistas porque entre todos podemos hacer cosas muy bonitas, porque si la empresa privada y la Administración ven que se está haciendo cosas positivas, seguramente se van a vincular y vamos a tener con qué trabajar”, concibe a modo de invitación. Con este llamado Juan Diego quiere mantener viva la llama del arte escénico en los guarneños.

Dice que ha soñado con tener un espacio de títeres los días domingos en el parque de Guarne, pues se ha dado cuenta que “a los niños los llevan a correr al parque, entonces por qué mejor nos llevarlos a ver una obra de títeres bien bonita. Yo invito a toca la comunidad y deseo que volvamos a retomar el teatro en Guarne”, concluye el líder cultural.