Aunque Prodepaz ha pecado por haber sido demasiado humilde y de bajo perfil, la Corporación sigue haciendo presencia en el territorio y lo hace de manera decidida con los programas y proyectos que ha ofrecido a través de convenios y contratos con entidades públicas y privadas, y su presencia sigue siendo contundente, quizás no de manera tan protagónica como lo hizo en el pasado con el Laboratorio de Paz del Oriente, pero su presencia es respetada, valorada y agradecida por los pobladores.

Para su Director Ejecutivo, el Padre Oscar David Maya, la imagen que tiene Prodepaz es muy positiva, lo cual lo entusiasma, porque además de esa presencia a través de las líneas de acción que tienen trazadas, el equipo humano con el cual trabaja es un personal muy competente, comprometido y con mística, entregado permanentemente a la misión que la vida les ha entregado de ser promotores, artesanos de la paz, comunicadores de esperanza, de oportunidades para construir la paz

Durante los 18 años de actividades ininterrumpidas, la entidad ha trabajado por el territorio. “Me parece importante el reposicionamiento de Prodepaz, decirle a la comunidad que aquí estamos y que seguiremos trabajando en la región, que seguimos inquietos por las nuevas realidades del territorio y del país, porque se viene la implementación del posconflicto con las Farc. La paz no se detiene porque es un camino que hay que hacer juntos; no es una responsabilidad de Prodepaz o de las instituciones y ONGs que trabajamos en el Oriente, es un asunto de todos”, afirma el Director.

Agrega que el concepto de que el conflicto pasó no es acertado, porque el conflicto sigue, ha bajado la intensidad por el acuerdo con las Farc, pero el conflicto sigue porque están vigentes otras organizaciones al margen de la ley. “El tema de la paz no se circunscribe a que actores armados ya no hagan presencia en el territorio, porque en cualquier momento pueden brotar otros grupos si no se hace inversión social, si no se generan oportunidades para los hombres de a pie, para las personas del campo y mientras no se garanticen las mínimas condiciones para una vida digna en este país, las posibilidades de que la guerra persista es muy posible y hacia allá va Prodepaz, que tiene que seguir trabajando en la formación del sujeto político, del sujeto social, que sepa interactuar con el Estado, que conozca sus derechos y sus obligaciones”, dice el Padre Oscar David.

Considera que también Prodepaz tiene que trabajar en el fortalecimiento de las organizaciones e instituciones que hacen parte del territorio y que no tienen acompañamiento, porque hay iniciativas de las comunidades rurales que no gozan de las oportunidades para poder concretarlas y generar procesos de desarrollo común y hay otras organizaciones que ya existiendo, no tienen quién las acompañe, quién les de ideas, les proponga nortes para que puedan surgir como organismos que generan procesos de desarrollo y transformación dentro de sus comunidades. “Si la paz la valoramos, no como una cesación del conflicto, sino

como una manera de ser, una manera de vivir, de proceder, tenemos que seguir trabajando para lograr ese objetivo”

Informó el Director que las ayudas internacionales han disminuido, no porque la gente no crea en Prodepaz, o porque la gente crea que el territorio ya está demasiado asistido y se le han destinado muchos recursos, sino porque consideran a Colombia un país en desarrollo y las pocas ayudas que le llegan tienen muchas restricciones. “Hoy en día Prodepaz está siendo apoyada únicamente por las instituciones públicas y privadas que están asociadas, como son ISA, Isagen, Universidad Eafit, Proantioquia, Cinep, Corporación Vida, Justicia y Paz, la CEO, Universidad Católica del Oriente y Asocolflores, que están muy comprometidas con la Corporación y con su misión, pero faltan muchos recursos porque las necesidades siguen surgiendo y a veces nos sentimos desbordados por nuestras capacidades tan limitadas para dar respuesta”

Considera el Padre Maya que para Prodepaz, es fundamental es respaldo de los entes territoriales, que confíen cada vez más en la entidad, aunque lo han hecho, pero necesitan que esos lazos de entendimiento, diálogo y de comunicación, sean cada vez más fuertes para que Prodepaz pueda volver a tener la incidencia que tuvo otrora, cuando empezaba su misión en el Oriente. Otra fuente que necesitan es el apoyo de la empresa privada, que se ha marginado mucho de la problemática social del territorio y ellos tienen una responsabilidad social que asumir y Prodepaz quiere ser socio de esas empresas que están comprometidas con la región, con su realidad y con los retos que se vienen.