Alcohólicos Anónimos (AA) llega a sus 82 años. Hoy miles de hombres y mujeres, jóvenes, no tan jóvenes y aún muy veteranos, de los más exóticos lugares y las menos imaginadas idiosincrasias, estarán agradecidos. Por medio de AA, han salido de la oscuridad que significaba el consumo desaforado de licor y las tragedias que eso acarreaba, a la luz de una vida en sobriedad: feliz y útil.

Desde el año 1959 existe en Colombia Alcohólicos Anónimos que se reúne con un único propósito: ayudar al alcohólico que aUn sufre. Inició con un grupo de hombres que se encontraba para no beber en un parque de la ciudad de Medellín y luego consiguieron un local para seguir reuniéndose. Antes de eso, en el año 1952, un hombre oriundo de Barranquilla que hacía viajes regulares de negocios a Estados Unidos, conoció de esta Comunidad y trajo a la ciudad de Barranquilla valiosa información. Allí logró algunas conversaciones con otro hombre, pero no se logró conformar un grupo como tal y él volvió a beber. Estos fueron los incipientes inicios de lo que hoy conocemos como Alcohólicos Anónimos Colombia, que después de haber logrado conformar su primer grupo en la ciudad de Medellín, continuó su expansión por todo el territorio nacional.

“Yo me sentía muy rumbero, alegre y extrovertido, pero, pasados varios años de bebida, llegué a un punto en que el iniciar a tomar licor, fue una mezcla de miedo e impotencia. No tenía control cuando empezaba”, así se expresa Norman sobre su modalidad de beber sin control, cuando sentía que tenía un problema, pero no entendía cuál era exactamente. Y es que hay algo que parece incomprensible, desconcertante para el resto de los mortales: ¿cómo es que un hombre con un buen empleo, una buena educación, una bonita familia, que en el argot popular, se conoce como un hombre exitoso, no puede tomarse unos tragos ‘moderadamente?

Alcohólicos Anónimos presta un servicio a la sociedad llamado Información Pública (IP). Desde sus inicios, en el año 1935, sus fundadores empezaron a comprender que necesitaban dar a conocer esta comunidad y una solución que ofrecía a la enfermedad del alcoholismo, en un lenguaje sencillo y comprensible.

Existe un texto básico, que ha dado nombre a la Comunidad: Alcohólicos Anónimos. Ha sido traducido a más de 66 idiomas y varios dialectos. En sus 11 capítulos muestra la naturaleza de la enfermedad alcohólica y tiene otra sección de historiales, incluidos los dos historiales de sus cofundadores. Los historiales representan para el lector, la posibilidad de identificarse con la enfermedad y, como se ha dicho, su fuerza radica en que es TESTIMONIAL. “El libro lo lee a uno”, dice Alberto.

Cómo ponerse en contacto con Alcohólicos Anónimos Colombia: Línea 018000 510 522 www.cnaa.org.co