Por: John Fredy Quintero
Alcalde de El Carmen de Viboral

Gobernar es afrontar día a día enormes retos y dar solución a las necesidades básicas de un grupo de ciudadanos; sin embargo, un gobierno bajo la pandemia tiene otras implicaciones ya que nos enfrentamos casi que a lo desconocido y tratamos de tomar las mejores decisiones en el menor tiempo posible y con el mayor impacto positivo en las personas. Todo lo que hacemos está enfocado en salvaguardar la vida de quienes habitan nuestros territorios.

La emergencia que hoy vive el mundo nos ha demostrado que tenemos que volver a los principios básicos de un buen gobierno y que la razón de ser de un alcalde, un gobernador o un presidente tiene que ser el bienestar social de sus comunidades. Nadie puede evitar la propagación de un virus, pero sí podemos estar preparados para su contención y mitigación. Esto último se logra si se invierte en lo social.

Pero, ¿qué es invertir en lo social? Invertir en lo social no es más que poner en primera línea de todas las políticas públicas la dignidad humana, la protección de la vida y la mejora de la calidad de vida de las personas, además, que todas las acciones de un gobierno estén acompañadas por una pedagogía de cultura ciudadana, convivencia y respeto por el otro y por el entorno.

El coronavirus nos está diciendo que los territorios se deben pensar mejor, que los campesinos, la salud, la educación, los servicios públicos, la planificación urbana y la cultura son elementos fundamentales para mitigar cualquier dificultad. Si se analiza aspecto por aspecto de cada punto que menciono nos daremos cuenta que sin uno de ellos, la emergencia podría ser mucho peor. Todo ese engranaje nos ha permitido que en El Carmen de Viboral tengamos una atención oportuna a la COVID-19.

En nuestro municipio hemos implementado medidas que han dado resultado y que se han orientado con los elementos que mencioné anteriormente. La articulación con todos los sectores, las instrucciones claras y el acompañamiento permanente de un equipo técnico, tecnológico y científico nos ha servido para que en un municipio de cerca de 60 mil habitantes la pandemia no afecte de manera drástica ninguno de los sectores de la sociedad. Pero todo esto es posible con el diálogo permanente con los demás municipios del Oriente, la Gobernación de Antioquia y la Presidencia de la República; de igual manera, con nuestro Plan de Desarrollo 2020 – 2023 Más cerca, más oportunidades que ya tenía un amplio enfoque social.

Gobernar en días de pandemia no ha sido nada fácil para nadie y lo que se viene parece ser preocupante; no obstante, la economía y todos sus sectores se recuperan gradualmente, pero la vida de una persona que se pierda a causa de no tomar las medidas necesarias de bioseguridad para protegerla del coronavirus, nunca se recuperará. El mundo nos cambió y solo con nuestras buenas prácticas y el desarrollo de la ciencia volveremos a compartir en sociedad.