Tras el retiro del Concejal Luis Enrique Carvajal del Concejo de Guarne, asumió la curul el dirigente Mario Ramírez, sexto en la lista del Partido de la U en las últimas elecciones, a quien apenas le faltaron cuatro votos para ser elegido en esa oportunidad, pero que ahora llega muy orgulloso de representar a la comunidad que confió en él y lo apoyó para ser nuevamente Concejal, pues lo había sido por cuatro años.

Ramírez proviene de la vereda Berracal donde se crió y hace 17 años está radicado en la zona urbana, específicamente en el barrio San Antonio y ahora en el Concejo afirma que no promete nada pero que quienes lo conocen saben de su compromiso con el trabajo por la comunidad, se debe a la comunidad, y lo que más le gusta es apoyar obras de interés general donde se beneficie toda la comunidad, como son placa huellas para las veredas, el mejoramiento de las escuelas, la pavimentación de vías, etc. “Eso para mi es un orgullo grande acompañar a la Administración en la ejecución de obras que son de mucho interés para la comunidad”, afirma.

Anunció que uno de los proyectos de su mayor interés es que se desengloben 180 viviendas en el barrio San Antonio, iniciativa que viene gestionando desde hace varios años, pues se trata de viviendas de interés social, de primero y segundo piso con mansarda, es decir, bifamiliares, donde ha sido una lucha que le ha costado hasta lágrimas para que se desengloben y para que cada familia tenga bien legalizada su escritura, para lo cual espera contar con el apoyo de la Administración, pues han cumplido con todos los requisitos para alcanzar ese propósito, que es una de las principales metas del nuevo Concejal.

Mario Ramírez ya ha estado en trabajo de comisiones y sesiones plenarias durante el período de sesiones extras que había convocado el Alcalde Sneider Quiceno Marín.