En la entrada de una universidad en Sudáfrica se encuentra el siguiente mensaje, para reflexión de los estudiantes: “Destruir una nación no requiere el uso de bombas atómicas o el uso de misiles de largo alcance. Solo se necesita un bajo nivel educativo, ignorancia de su historia y permitir que sus estudiantes hagan trampa en los exámenes y ante cualquier barrera que encuentren en la vida:

* Los pacientes mueren en manos de esos médicos…

* Los edificios colapsan en manos de esos ingenieros…

* El dinero es perdido en manos de tales economistas y contadores…

* La humanidad muere en manos de esos eruditos religiosos…

* La justicia muere en manos de tales jueces…

* El colapso de la educación es el colapso de una nación”.

En este tiempo en que la vida me ha dado la posibilidad de acompañar el trasegar de los procesos educativos y culturales de Guarne, se han podido adelantar procesos de gran trascendencia para la vida institucional, pues hemos podido intervenir 12 Instituciones Educativas con mejoramiento de infraestructura física y en el momento estamos pendientes por iniciar esta misma intervención con otras 6 instituciones, buscando con ello la cualificación de los procesos académicos y pedagógicos.

No menos importante es el Programa de Alimentación Escolar, PAE, que lidera la Secretaría de Salud y que atiende aproximadamente a 3.500 estudiantes del municipio y que cuenta con el apoyo decidido de la Administración, asegurando el presupuesto para todo el calendario académico. Pero para el éxito del proyecto en mención, es necesario el compromiso y acompañamiento responsable de cada una de las instituciones educativas, desde sus directivos hasta sus estudiantes, para que la apropiación de los recursos asignados llegue a suplir las verdaderas necesidades de sus beneficiarios.

Uno de los proyectos bandera de la Secretaría de Educación y Cultura es el de “Jóvenes hacia la Educación Superior”, un programa que apoya a los estudiantes de educación superior para que puedan proyectarse como profesionales. El Plan de Desarrollo se ha trazado una meta de 100 becas para el cuatrienio, al día de hoy se tienen 125 beneficiarios, esperando aumentar ese indicador para el primer semestre de 2019 con una nueva convocatoria.

Cómo no mencionar el programa de subsidio para transporte, tanto para estudiantes de las escuelas y los colegios del municipio, como para los estudiantes de universidades donde estamos beneficiando alrededor de 1.500 estudiantes, procurando con ello bajar los índices de deserción escolar y promoviendo en la comunidad la formación en educación superior.

No menos importante son los proyectos de formación en áreas como sistemas, idiomas, artes y oficios que se ofrecen en el Parque Educativo Elida del

Conocimiento y en el Hogar Juvenil Campesino, donde se tienen más de 500 estudiantes en las diferentes líneas de formación.

Destacamos también el acompañamiento permanente que se ha venido realizando en todas las instituciones educativas del municipio con la construcción de Plan Educativo Municipal proyectado a 10 años, y que se convertirá en nuestra ruta de navegación y el norte de nuestros procesos académicos y pedagógicos.

Los procesos de formación cultural de un municipio, son el punto de partida para su transformación y desarrollo, y la fórmula más efectiva para arrebatarle a esta cruel y perversa sociedad a nuestros jóvenes que cada vez más se encuentran absortos en distractores sociales que no les permiten construir un verdadero proyecto de vida. Es así como contamos con 2.700 estudiantes aproximadamente en los diferentes talleres de la Casa de la Cultura, tanto del área urbana como rural. Se están ofreciendo talleres como: Danza, teatro, teclado, ballet, cine, astronomía, danza urbana, literatura, fotografía, violín, viola, violonchelo, contrabajo, aprestamiento y estimulación musical, iniciación musical, coros, percusión, bajo eléctrico, guitarra, semillero banda sinfónica infantil, semillero orquesta, baile, iniciación dancística, pintura infantil, plastilina, manualidades y artes plásticas.