Rionegro se ha transformado en los últimos años. Su crecimiento exponencial no da espera y lo lleva a afrontar grandes retos: planeación con decencia y visión de largo plazo, seguridad, inversión social, infraestructura para la movilidad y para una adecuada prestación de los servicios públicos, entre otros. La conectividad también es un reto, mucho más cuando la cuarta revolución industrial ya está en marcha.

Una ciudad como Rionegro, epicentro del desarrollo del Oriente antioqueño e incluso del departamento de Antioquia, no podía quedarse atrás y a través de la instalación de 120 kilómetros de fibra óptica interconectó sus sistemas y hoy se encuentra a la vanguardia nacional en este tema, sumado a un proceso de semaforización inteligente que hoy ya cuenta con 17 semáforos con conteo regresivo y 10 dispositivos que miden los tiempos de viaje.

La semaforización inteligente es un conjunto de elementos que promueven una movilidad segura y sostenible, y para ello se cuenta también con seis pantallas o paneles de mensajes variables y dos pedestales de señalización variable que advierten al peatón de posibles riesgos a los que incurre si el semáforo peatonal se encuentra en rojo, mientras que si el semáforo peatonal se encuentra en verde genera mensajes que incitan al peatón al cruce seguro.

Dentro de este sistema se cuenta también con botoneras que permiten que el peatón interactué con el ciclo semafórico, con el fin de que este acepte la solicitud, sea procesada y pueda pasar de manera segura. Dentro de estas botoneras hay tres tipos: una convencional, otra para ciclista y una más sonora, destinada para las personas con limitación visual. A la fecha, Rionegro cuenta en su área urbana con veintiuna intersecciones intervenidas, que deben tener gestión de tránsito mediante semáforos, de las cuales 17 ya los tienen adecuadamente equipados con postes y/o ménsulas estructurales, semáforos vehiculares y peatonales, conexión a fibra óptica y controlador semafórico.

Con la fibra óptica que ya interconecta a este complejo hoy se cuenta con monitoreo desde el Centro Integrado de Movilidad -CIMO- desde donde se visualiza en tiempo real el comportamiento vial y se controlan de manera remota los semáforos, la conexión a la internet pública, las rutas del servicio público de transporte (en sus tiempos de viaje), entre otros.

La implementación de la conexión por esta tecnología estuvo a cargo del Sistema Operativo de Movilidad Oriente Sostenible -Somos-, conecta también al monitoreo remoto al alumbrado público que actualmente está siendo reemplazado por tecnología LED. De este modo, Rionegro avanza y se convierte en una ciudad inteligente, que fortalece una movilidad segura y sostenible además de promover cambios en los diferentes actores viales.