El patrimonio cultural en cada territorio es la carta de presentación, el conocimiento que tenemos de nuestra gente, sus costumbres y prácticas más comunes. Nuestro municipio San Vicente Ferrer ha sufrido la pérdida de parte de su patrimonio; por eso, la nueva administración municipal “VIVE San Vicente” apuesta por su recuperación desde un proyecto llamado “Pueblo Blanco y Callejones de Colores”, el cual contempla una renovación asociada, además, a la innovación y el emprendimiento para la ayuda a nuestros productores campesinos.

Nuestro municipio tendrá una transformación urbanística haciendo un cambio total a las fachadas y organizando el territorio uniformemente. Además, los callejones de colores desde el arte y sus diferentes expresiones mostrarán historias para que los nativos recuerden y los foráneos aprendan más de nosotros. Con el color blanco se busca generar una cultura que muestre la tranquilidad, la riqueza de nuestra gente, la amabilidad con el medio ambiente y el cuidado de los recursos naturales. Así es como lo indica nuestro alcalde Yimi Giraldo Marín “Pueblo Blanco es una estrategia que incluye como ser mejores ciudadanos, cuando hablamos de pueblo blanco también hablamos de cultura blanca y es como nosotros como ciudadanos ayudamos al otro, pensamos en los demás y hoy estamos en un momento preciso para demostrar esa parte humana que tenemos todos los sanvicentinos”.

El turismo será otra de las líneas que se abordarán. San Vicente Ferrer considerado como uno de los municipios más aptos para esta economía, dará a conocer su potencial entre cascadas y paisajes, para llevar a los forasteros a visitas experimentales y de conocimiento de nuestra abundante fauna y flora. Anexando el disfrute de la calidad de productos agrícolas, la recuperación de la cocina tradicional, buscando generar marca como un elemento para que conozcan este terruño de manera que los campesinos puedan realizar la comercialización y un obtener posteriormente el reconocimiento de los productos. Así, la economía del municipio tendrá un flujo constante entre sus habitantes.

De este modo, es como esta bella colina de 261 años revivirá todo aquello que le hace bien a su gente y  los de fuera podrán conocer nuestra riqueza, pasando por un urbanismo agradable y encontrando paz en sus verdes montañas llenas de gente amable y trabajadora con un deseo grande de fortalecer su identidad y que aún con lo que trajo este año para el mundo se sigue pensando y avanzando en un futuro con oportunidades, para estar preparados en cuanto podamos recibirlos y llenarlos de experiencias.

Administración municipal de San Vicente Ferrer

“VIVE San Vicente”
Equipo de comunicaciones
Ana María Sánchez Marín