Desde 1993, Cornare ha impulsado el programa de saneamiento básico como eje fundamental para el mejoramiento de la calidad de vida urbana y rural, trabajando en la solución de la contaminación por vertimientos de aguas residuales domésticas que afectan de una manera u otra las cuencas hidrográficas.

El trabajo concertado y coordinado con las administraciones municipales, las empresas de servicios públicos y el sector privado, ha permitido que la jurisdicción de Cornare cuente con una cobertura del 88% en saneamiento básico urbano, frente al 24,4% en el departamento de Antioquia, convirtiendo al Oriente antioqueño en la primera región del país que lidera el manejo y tratamiento de las aguas residuales, transformando así la vida de las comunidades.

Por su parte, en el área rural se ha adelantado la construcción de 17.300 sistemas de tratamiento de aguas residuales, lo que quiere decir que el 86% de las familias campesinas cuenta con una unidad séptica. Esto evita que 1.190 toneladas al año de materia orgánica y 4.200 de sólidos suspendidos, contaminen las fuentes hídricas de la región.

Actualmente, gracias a una inversión cercana a los 90 mil millones de pesos, 23 de los 26 municipios de la jurisdicción Cornare y 15 centros poblados cuentan con Planta de Tratamiento de Aguas Residuales urbanas – PTAR, permitiendo la remoción ponderada cercana al 81% del total de carga contaminante que se genera en las zonas urbanas de la región.

“La Corporación adelanta la gestión para que en diciembre del 2018 estén construidas las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales en los municipios de San Rafael, Abejorral y Argelia, así como para la implementación de la planta de San Vicente, la cual avanza en un 90%, y lograr así que todos los municipios del Oriente antioqueño cuenten con sistemas de tratamiento de aguas residuales”, expresó el subdirector general de Recursos Naturales de Cornare, Javier Parra Bedoya.