Alexis Hernández Acevedo nació el 06 de febrero del año 2000, en el municipio de El Peñol, hijo de Liliana Patricia Acevedo y Berardo Hernández, quienes siempre le han inculcado valores desde que era pequeño y una de esas enseñanzas que Alexis recuerda es: “Que la ética y la moral prevalece por encima de todo”. Realizo su bachillerato en La Institución Educativa León XIII y dio inicio a lo que hoy disfruta al máximo como lo es el ciclismo, deporte que comenzó a practicar desde los 13 años según recuerda Alexis, indicando que todo comenzó cuando hizo amistad con un compañero de nombre Juan Diego Ramírez, el cual era un adolescente de su misma edad y lo más fantástico era que a la familia de él le apasionaba el Ciclismo y fue así como un día lo invitó a salir a rodar. Alexis aceptó la invitación y recuerda que ese día buscó una bicicleta prestada la cual estaba en pésimas condiciones; fue así como ese día Juan Diego Ramírez, quien actualmente corre y entrena, le presentó a su padre Carlos Ramírez, el cual lo animó y motivó a practicar este deporte más continuamente.

La mayor satisfacción de Alexis

Fue entonces que a los tres meses de trabajo arduo con su padre en las vacaciones de diciembre logró conseguir su propia bicicleta en aptas condiciones para correr luego de mucho esfuerzo, nos narra entre risas que después de tener en sus manos 700 mil pesos para la anhelada bicicleta, su mayor satisfacción fue el día que la compro, “La verdad ese día no cabía en mi cuerpo tanta felicidad fue así que comprendí que las metas luchadas y sacrificadas se valoran y se disfrutan muchísimo más”.

Al mes de tener su bicicleta lo llevaron a lo que sería su primera carrera en el municipio de Rionegro, ese día ocupó el puesto 10 y fue así que desde ese día el ciclismo lo flechó y se enamoró. Día tras día fue creciendo el amor por este deporte y es así como ha logrado mejorar reconociendo que para ser un buen deportista se requiere disciplina, entrega y compromiso.

Alexis y sus Logros

Su primer objetivo fue el poder ingresar a la selección Antioquia prejuvenil y gracias a su disciplina y a un buen trabajo logró conseguirlo. Su segundo objetivo fue mostrar resultados para ingresar al equipo Orgullo Paisa Juvenil, que era el mejor equipo de Colombia en ese momento, se esforzó y logró conseguirlo.

Su tercer objetivo era hacer un espléndido año para así tener un equipo continental profesional para sus próximas temporadas y así fue que en el año 2018 pudo tener buenos resultados entre los más relevantes y que el destaca son:

Campeón de la Clásica a Marinilla: ganando las 4 etapas y los premios de Montaña.

Campeón de la Clásica Marco Fidel Suárez: ganando 2 etapas y los premios de Montaña.

Campeón de la Vuelta a Antioquia: ganando la segunda etapa.

Efectivamente como él se lo propuso logró con sus resultados tener una oferta de un equipo continental profesional, el cual es el Coldeportes Zenú, equipo en el que actualmente compite. “Es allí donde se vive un ciclismo totalmente profesional, donde cada esfuerzo marca la diferencia”. Entre risas nos cuenta que se pasa de ser cabeza de ratón para ser cola de León, pues es una categoría de adaptación demasiado fuerte.

Pero no todo ha sido color de rosa, él ha tenido tropiezos, fuertes caídas, fracturas, lágrimas y hasta momentos de dolor y es así como reconoce que gracias a su papá Dios y a la Virgen María ha tenido la fortaleza y han llegado a su vida personas que le ayudan a salir adelante si perder la fe.

Agradece a: Dios, a sus padres y al señor Efraín Giraldo, quien es como su segundo padre, a las personas que con una palabra lo motivan y lo inspiran a seguir adelante, entre ellos el señor Carlos Ramírez, Albeiro Castaño, Abelardino Gómez Cardona, Nelson Pamplona y entre ellos, a todas esas personas que le han aportado ese granito de arena, les dice gracias de corazón