Rioverde de los Montes, es un corregimiento del municipio de Sonsón, en el Sur Oriente de Antioquia, el cual toma su nombre del río que lo atraviesa, en una zona de clima frío y de gran riqueza hídrica, que cuenta con hermosas cascadas y riachuelos. Para llegar hasta allí desde la cabecera municipal, se toma una carretera destapada durante dos horas, y luego se caminan por lo menos otras ocho, por caminos y senderos rurales, atravesando varios ríos, fauna y flora que a su vez forman una amplia línea en el sector agrícola compuesto por 17 veredas.

En el año 2011, alrededor de 134 familias de las veredas La Capilla, Murringo y San Jerónimo, fueron las primeras en el corregimiento Rioverde de los Montes, en contar con energía eléctrica gracias al programa departamental “Antioquia Iluminada”, gestión realizada a través de un convenio con EPM. Con el paso de los años, la energía ha ido llegando paulatinamente a más casas campesinas, en esta apartada zona del municipio de Sonsón, con un constante acompañamiento y capacitación para el cuidado de su infraestructura por parte de la entidad prestadora del servicio.

La actual Administración municipal ha venido trabajando en pro al desarrollo de esta región, a través del mejoramiento de vías terciarias, y por ello no ha escatimado recursos en la ampliación y rectificación de 2.5 kilómetros de carretera en el trayecto comprendido entre Guayaquil y La Soledad, trabajando en la vía con maquinaria pesada y realizando convites sociales, en un proyecto vial que los mismos pobladores de Rioverde de los Montes iniciaron hace aproximadamente 25 años, gracias al empuje de los gestores Arnulfo Bedoya y Libardo Loaiza, lo que en un futuro garantizará el acceso de vehículos a las veredas que conforman este corregimiento, un proyecto social anhelado por más de cinco décadas.

El corregimiento Rioverde de los Montes cuenta además con un camino que lo hace ser único en el mundo, por lo que incluso ha ganado premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. Se trata del Camino de Murringo, el cual en épocas anteriores fue paso obligado de indígenas que habitaron el territorio. Néstor Carmona, un reconocido empedrador y su familia, se caracterizaron por mantener empedrado y empalizado este tradicional camino de herradura, pero fue un señor de apellido Montes quien por un largo tiempo lo estuvo modificando y finalmente Jesús Antonio Carmona, en compañía de sus hijos, dejaron este legado.

Actualmente se destacan algunos proyectos que se desarrollan en el corregimiento, como el de Soberanía Alimentaria, fortalecimiento de proyectos productivos agropecuarios y de infraestructura, así como programas del Gobierno Nacional, entre ellos el de Unidad de Víctimas, Red Unidos y Familias en su Tierra, del cual hace parte nuestro colaborador y corresponsal Julián Ramírez, a quien agradecemos por su labor periodística en la realización de este reportaje.