La adquisición de una mascota implica responsabilidades que el dueño deberá
asumir diariamente y durante toda la vida del animal. El cumplimiento de estas
responsabilidades será imprescindible para ser un dueño responsable.
RESPETO: Ser responsable con las mascotas va más allá de cubrir sus
necesidades fisiológicas para vivir. Al igual que el hombre, los animales pueden
sentir dolor y tristeza, pero no poseen la capacidad de razonar y entender el por
qué de lo que siente o lo que le sucede. Ellos necesitan ser tratados con respeto,
cariño y cuidado y jamás deben ser maltratados.

ALIMENTACIÓN Y AGUA: No todos los alimentos son nutritivos para las
mascotas, estos tienen requerimientos diferentes a los del hombre, es por ello que
no se recomienda la alimentación casera, ya que no son suficientes para cubrir
con los requerimientos nutricionales. Tanto gatos como perros necesitan su propio
alimento que les permitirá un desarrollo adecuado y un sistema inmunológico
óptimo capaz de combatir enfermedades. En el mercado se encuentra una gran
variedad de estos alimentos concentrados.

Las necesidades nutricionales del perro y del gato dependerán de su raza, edad y
estado de salud. La dieta debe ser equilibrada en proteínas, carbohidratos, grasas,
fibra, vitaminas y minerales, lo que se conoce como alimento balanceado. Se
recomienda servir alimento, al menos dos veces al día y siempre consultar al
médico veterinario la cantidad adecuada de cada porción de alimento para cada
mascota.

El agua es un elemento fundamental para la vida, está presente en el cuerpo en
un gran porcentaje y es vital para todas las funciones del organismo. Se debe
procurar mantener siempre agua disponible para las mascotas, asegurándose de
que esté limpia y fresca, por lo que su recambio debe ser constante.

SALUD: Todo dueño debe conservar la salud de su mascota. Hay que considerar
la existencia de una gran variedad de organismos patógenos que las pueden
enfermar como hongos, virus, bacterias y parásitos, que no solo afectaran la salud
de perros y gatos, también pueden afectar al ser humano mediante el contagio, lo
que se conoce como enfermedades zoonóticas. Por esto es importante
preocuparse de que nuestra mascota se encuentre completamente sana, así como
también de curar las enfermedades que sufra durante su vida.

Medicina preventiva, Plan Sanitario: Perros y gatos deben recibir atención
veterinaria regularmente, al menos dos veces al año, para esto el médico
Veterinario realizará un plan sanitario que contemplará las vacunaciones y las
desparasitaciones internas y externas de las mascotas. Es importante realizar un
correcto esquema de vacunación, donde los cachorros deben ser vacunados en
forma seriada para generar una inmunidad suficiente, que los proteja contra las
enfermedades. Algunos de los agentes patógenos de los que se deben proteger a las mascotas son el Distemper, Parvovirus, Adenovirus, Parainfluenza, Leptospira
y el virus de la Rabia en Caninos. En el caso de los Felinos son la Rinotraqueítis,
Panleucopenia, Herpesvirus y La Rabia.

MEDICINA CURATIVA: El asesoramiento Veterinario es de suma importancia para
el tratamiento de las enfermedades que pueden estar afectando a un perro o a un
gato. Automedicar o esperar a que una enfermedad pase, es una conducta
irresponsable y atenta contra el bienestar animal. Siempre debe acudir con su
mascota a un centro de atención veterinaria, si se encuentra enferma o herida.