Las uñas se han convertido en una parte muy importante de la belleza femenina. La mayor parte de su estructura está compuesta de una proteína conocida como queratina y para su sano crecimiento requiere de una ingesta suficiente de vitaminas A, B, C y E, además de aminoácidos y minerales.

Aunque muchas mujeres luchan con frecuencia por mantenerlas sanas y bonitas, existen algunos factores que inevitablemente las debilitan y las enferman. Por ejemplo, pueden verse afectadas por infecciones bacterianas, hongos y deficiencia nutricional. También puede ser que se vuelvan quebradizas por el mal hábito de morderlas o por el uso excesivo de productos químicos.

Existen muchas formas de revertir los daños que sufren las uñas por diferentes factores agresivos, entre ellos remedios caseros hechos con ingredientes 100% naturales, los cuales pueden nutrirlas y fortalecerlas de forma eficaz.

El uso de mascarillas naturales ha demostrado ser una excelente terapia para aliviar los problemas de las uñas y reducir su sequedad. El aceite de Oliva es un ingrediente perfecto para mejorar su aspecto, ya que contiene ácidos grasos esenciales y vitaminas que las nutren de forma notable. Para ello utilice media taza de aceite de Oliva y sumerja las uñas dejándolas en remojo durante 20 minutos y para terminar enjuáguelas con un jabón neutro.

Otro tratamiento es con ajo, que es uno de los ingredientes más populares para el cuidado y crecimiento natural de las uñas. Sus compuestos azufrados, sumado a sus cualidades antibióticas y antioxidantes, lo hacen uno de los mejores aliados para fortalecerlas y evitar la aparición de hongos o infecciones.

Utilice dos dientes de ajo y un esmalte transparente. Triture muy bien los ajos hasta obtener una pasta e introdúzcala en el esmalte transparente. Aplique una capa del tratamiento todos los días durante una semana