Por: Maria Victoria Silva Domínguez, docente del programa de Ingeniería de Sistemas de la UCO

En el actual contexto global, un hecho incuestionable es que los factores clave son el talento humano, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), la definición de procesos de innovación disruptiva y la incorporación de las mejores prácticas, para poder llevar a cabo con éxito la contención y mitigación de la propagación del virus que genera la crisis.

Haciendo uso de la ingeniería, la ciencia de los datos y el Big Data, los expertos han podido tomar decisiones con prontitud, de tal forma que se alcance el objetivo de salvar vidas, tanto de pacientes contagiados, como de los profesionales de la salud. Además, con las redes de datos, las plataformas digitales, las aplicaciones móviles, entre otras herramientas, se ha podido dar continuidad a algunos procesos productivos, se está haciendo telemedicina y se ha continuado con la educación de los jóvenes a través de la virtualidad.

Hoy por tanto, las TIC constituyen en uno de los componentes fundamentales del desarrollo de las eventuales soluciones, cercanas o no, a la actual crisis, en una fusión coherente y estable con el talento humano y la generación de la innovación a nivel global, de forma tal que mínimamente se garantice la vida y la salud de la población mundial, en las condiciones humanas más propicias para su supervivencia, progreso y evolución, post crisis, en una forma digna, en cuanto al desarrollo social, económico, de  salud, de educación y oportunidades laborales reales, con la salvaguarda del desarrollo económico disruptivo, inteligente y sustentable.