María Camila Jaramillo vive en La Unión hace dos años y tiene para su compañía a “Mila”, mascota que recibió en enero de 2016, va a cumplir dos años y fue un regalo que le hizo su madre, aunque en la familia no gustaban los animales, pero ella desde niña soñaba con tener una perra de esas y su mamá le hizo realidad ese sueño y ahora es la alegría de todos.

Se trata de una perra Loba Siberiana, de mucha energía y cuenta María Camila que desde que la tiene le ha aportado mucho, porque es muy alegre, le gustan los niños y es muy cariñosa con todos. Sin embargo, quienes la conocen se aterran de un animal tan grande y suponen que la casa se mantiene llena de pelos y que el animal es muy dañino, pero, por el contrario, es una perra muy tranquila, en la casa no tuvieron que adecuar nada, pues ella fue la que se adecuó al lugar y a las personas con las que convive.

Mila duerme encima de María Camila porque le encanta estar al lado de las personas, lo cual no es ningún inconveniente porque es muy calmada. Es un poco resabiada para comer entonces su ama tiene que prepararle el desayuno como si fuera un niño. En la mañana lo primero que hacen es ir al parque Jhosan para ejercitarla y para que haga sus necesidades y luego toma el desayuno.

María Camila se preocupa de hacerle una revisión veterinaria cada año y afortunadamente no ha presentado ninguna complicación, ya que tiene una mamá muy intensa que siempre está pendiente de ella, a pesar de ser estudiante de Ingeniería Industrial en la Universidad de Antioquia.