Por: Isabella Montoya Oquendo

“Polo llego a mi vida de la manera más bonita y pura que existe, yo lo asimilo y lo
transformo como una plegaria que le había pedido a Dios, porque quería encontrar un ser
en este plano que se quede conmigo, sintiendo ese amor, esa cercanía de alguien y el
poder y don de saber sentirse amado, porque Polo es amor es su máxima expresión”
Menciona: Willington, papá de Polo.

Este ser de luz llego a la vida de Willington en pandemia, por ende, es muy dependiente a
él. Polo es un ser divino, un ángel que Dios camuflo en un perrito sin alas, lo describe
como la divinidad que viene parte de Dios para él a enseñarle lo que es querer de verdad.
Polo es paciencia, madurez, sabiduría, es un maestro del amor, un ser que perdona y ama
de la manera más genuina, siendo ese amigo leal todo el tiempo, que esta en las buenas y
en las malas. Es el único que te ve como realmente eres, como ese universo infinito de
amor y paz.

El significado que le da a Polo en su vida es paz, él lo es todo, porque la manera en la que
se conectan supera cualquier tipo de conexión con algún ser, Polo es compañía en todo
momento, porque cuando lo tiene a su lado, saca la mejor versión de él, Polo cambio la
manera de ver la vida, las personas y lo más importante, los animales.