Carolina Castrillón Jaramillo es una joven del barrio San Vicente, ubicado en el municipio de Guarne. Para esta edición del periódico Colombia Más Positiva nos contó la historia del primer tatuaje que se realizó, idea que apoyaron sus padres y el cual se hizo cuando contaba con 14 años.

Ese tatuaje es una bailarina que lleva en su pierda derecha. “Para mi significa mucho porque yo bailo hace cinco años y es lo que más me apasiona y me gusta”, expresa Carolina, quien explica que se lo tatuó en esa pierna porque en el género en el que se destaca siempre se inicia precisamente con el pie derecho. Cuenta también que el artista fue su primo, Jorge Mario Agudelo, quien también reside en Guarne.

La joven tuvo la idea de la bailarina y junto con su familiar planearon el diseño y el tamaño que tendría y, aunque en principio tuvo algo de temor por el dolor, comenta que no le dolió el proceso.

La joven, quien estudia secundaria, expresa su gusto por el arte de los tatuajes y dice querer realizarse muchos más y seguir llevando esa enorme pasión de ser bailarina. Precisamente, actualmente pertenece también a la agrupación Danzagua, de su municipio.