El girasol es el símbolo del Sol y simboliza el amor y la admiración, pero también la felicidad, la vitalidad, el positivismo y la energía. Para algunas religiones, es un símbolo de aquel que busca permanentemente a Dios y a lo divino, ya que el astro rey simboliza a Dios. Es por ello que Alejandra López, decidió plasmar esta obra en su piel que representa para ella su búsqueda de Luz espiritual y un constante crecimiento.  

El ritual de los girasoles empieza cuando el sol despunta y se detiene cuando cae la noche. La planta inicia un movimiento giratorio siguiendo las agujas de sol, de este a oeste. Este movimiento representa una búsqueda de la luz y una necesidad de absorber las buenas energías. 

Para los chinos, la flor simboliza la buena suerte, la salud y la felicidad. El color amarillo aporta vitalidad y es una representación de vida que suele trasladarse a los tatuajes; además, este color se identifica con el chakra del plexo solar y se asocia también a conceptos como el amor incondicional, la amistad y la fidelidad. En algunas culturas es símbolo de fortuna y riqueza.

Alejandra asegura ser una amante de la naturaleza y esta flor junto con las suculentas son sus preferidas, tanto para tener en casa como para inspirarse en sus tatuajes ajustando más de 10 en todo su cuerpo .