Julián Pineda, un joven de 27 años del municipio de Rionegro cuenta cómo un tatuaje se
convirtió en un homenaje para toda su familia. Desde pequeño, a Julián siempre le
interesaron los tatuajes; sin embargo, dentro de su hogar no era permitido. Con el tiempo,
mientras crecía comenzó a hacerse algunos hasta que se hizo uno que a partir de allí tendría gran valor para él y su familia.

La familia de Julian trabaja en carnicerías, especialmente con todo lo que tiene que ver con
la gallina. Gracias a ellos, Julián aprendió sobre este animal y en general, sobre el oficio de
su familia.

El creador de este tatuaje fue León Bronta, un joven del municipio de Rionegro con gran talento para el dibujo. La sesión duró dos horas en las que no sintió dolor. El tatuaje está ubicado en su brazo derecho tiene la figura de un gallo tiene muchas líneas y detalles que significan para Julián la importancia de su familia. Ya lleva 3 años con él y es así como le hace honor al oficio de su familia y todo lo que han sido.