Daniela Hincapié, una joven del municipio de El Peñol, hizo un acto de amor por sus padres aunque en un inicio pareciera un acto de locura. Hace 4 años, con un diseño propio y a su estilo, contactó a Rubén Dario, un tatuador de dicha localidad, y decidió realizarse un tatuaje en honor a sus papás.

Daniela cuenta que este tatuaje se lo hizo un 9 de junio, la misma fecha en que sus padres se casaron. Tiene sus nombres (William y Aura) la forma de un electrocardiograma y un corazón, lo que para ella significa mucho porque «representa la unión que profesaron en la iglesia y además, hasta la eternidad», así lo manifiesta Daniela con alegría.

Según Daniela, el tatuaje se demoró entre 45 minutos y una hora y no fue tan doloroso. Se lo realizó en su brazo izquierdo con un diseño que a ella le gustara para llevarlo toda la vida.

En el momento en que sus padres vieron por primera vez el tatuaje no fue una reacción muy agradable porque no les pidió permiso; sin embargo, con el tiempo fueron aceptándolo y, actualmente, a pesar de que ya tiene al rededor de 6 tatuajes, este representa el amor hacia su familia y la unión eterna de sus padres que ya cumplen 20 años de casados.