Las empresas afiliadas a Comfenalco Antioquia respaldaron al Consejo Directivo y a la Administración ante la posibilidad de fusionarse con la Caja de Compensación Comfamiliar Camacol, en la Asamblea Extraordinaria que se realizó de manera virtual en la mañana de este martes.  

 

El director de Comfenalco Antioquia, Jorge Alejandro Gómez Bedoya, precisó durante la Asamblea: “Hoy nos convoca una gran oportunidad de crecimiento, una alternativa alineada con nuestro objetivo retador que nos permite seguir brindando más bienestar a nuestros trabajadores, sus familias y a la comunidad. Hemos recibido una propuesta de la Caja de Compensación Comfamiliar Camacol para una posible integración de nuestras operaciones a través de una fusión por absorción”.  

 

La fusión con Comfamiliar Camacol permite a la Caja seguir impactando vidas y fortalecer la estrategia social y territorial en los 125 municipios de las nueve regiones de Antioquia, a donde llega con una oferta de valor integral e impacta a más de 19 mil empleadores y a más de 420 mil trabajadores afiliados que, con sus familias, suman alrededor de 890 mil personas con acceso a oferta de valor que se traduce en bienestar. 

 

Comfenalco Antioquia está en la capacidad de acompañar a las 1.000 empresas de Comfamiliar Camacol y a los 13.500 trabajadores afiliados y de recibir a más 120 colaboradores y sus trabajadores independientes con quienes sumarán capacidades para llegar más lejos con su propósito superior: trabajar por una transformación social sostenible e incluyente para que el bienestar sea un bien colectivo que impacte positivamente la vida de sus trabajadores, sus familias y la comunidad. 

 

“Esta fusión fortalecerá nuestra presencia regional, especialmente en Urabá y Bajo Cauca. Nos potenciará para seguir reduciendo la desigualdad social, brindando a nuestros afiliados y a la comunidad en general la posibilidad de acceder a una oferta de servicios más amplia”, resalta el director.  

 

A la vez explica que les posibilita consolidar más redes de trabajo con las empresas y alimentar la base empresarial a través de nuevos aportes y afiliados. También es una oportunidad para mantener el equilibrio en la gestión financiera y social, identificando acciones clave para fortalecer el patrimonio y la sostenibilidad, lo que contribuirá al posicionamiento de la marca, a través de la presencia física y la ampliación de oportunidades para la creación de alianzas. 

 

Contexto  

 

Hace casi cinco décadas, Comfamiliar Camacol fue la primera caja de compensación de Antioquia en descentralizar sus servicios sociales a las regiones, centrándose inicialmente en Urabá, luego se expandió al Norte, Magdalena Medio, Nordeste y Oriente. 

 

El 1° de octubre de 1957, es decir hace 65 años, esta caja de compensación se constituyó para brindar calidad de vida a los antioqueños. Con esa misma filosofía nació Comfenalco Antioquia, el 30 de agosto de ese mismo año. Ambas cajas han sido líderes en dinamizar las economías regionales. 

 

El director aseguró: “Compartimos una historia similar y un mismo propósito; nos identificamos porque brindamos calidad de vida a las familias de las regiones, donde tenemos alta experiencia en llevar desarrollo. De hecho, desde hace más de tres décadas le apostamos a los municipios de Antioquia para fortalecer la gestión social a través de la inversión de recursos significativo”.  

 

Los Asambleístas de Comfamiliar Camacol se interesaron en fusionarse con Comfenalco Antioquia en 2012, año en el que la Caja inició un proceso que aprobó la Superintendencia de Subsidio Familiar, pero en ese entonces, no se materializó.  Nueve años más tarde, la Asamblea General de Comfamiliar busca una fusión con una de las cajas de compensación familiar que operan en el departamento, por lo que solicitó a Comfama y a Comfenalco Antioquia, manifestar su interés y presentar una propuesta. 

 

El paso a seguir sería que la Asamblea de Comfamiliar Camacol decida cuál Caja elige: si a Comfama que también aprobó seguir adelante en el proceso o si es la nuestra, que en ese caso la hoja de ruta incluye la aprobación del compromiso de fusión, la solicitud de la autorización de la Superintendencia de Subsidio Familiar y de la Superintendencia de Industria y Comercio.  

 

“Tenemos la capacidad financiera para asumir los compromisos de la fusión, manteniendo la tendencia positiva de los resultados financieros consolidados. Todo esto nos facilita continuar avanzando en la apuesta por un modelo regional para contribuir a la construcción de una Antioquia con visión de mediano y largo plazo”, concluye Gómez.