La sociedad mundial de música clásica y artística Classical:NEXT le otorgó a la Orquesta Filarmónica de Medellín el Premio a la Innovación.

Classical:NEXT es una red de profesionales que trabajan en el sector de la música clásica alrededor del mundo, y hace una reunión bienal en la que se dan cita más de mil personas para conocer las tendencias y avances del sector.

Es el certamen de referencia mundial para músicos, productores, agentes, periodistas, formadores y en general para todo el sector acerca del futuro. Este premio al modelo de gestión se suma al Grammy Latino a mejor álbum de música latina para niños obtenido en 2021 por el trabajo Tu Rockcito Filarmónico.

El jurado valoró el modelo de gestión de la Orquesta que fortalece las relaciones cercanas, cree en la música como agente de transformación social y vuelca su esfuerzo a programas que acercan la música sinfónica a todas las poblaciones en la región llegando a espacios no convencionales y que atiende a jóvenes neurodiversos, víctimas y excombatientes del conflicto armado de Colombia, niños en entornos rurales afectados por la violencia, jóvenes invidentes, trabajadores de la salud de todo el país y otras poblaciones vulnerables.

El reconocimiento se entrega por llevar a la realidad una idea que tienen las orquestas del mundo: salir de los teatros y atraer nuevos públicos a la música sinfónica, lo que para la Filarmed puede tener otros retos, gracias a la actualidad socioeconómica de la ciudad y el país. “Esa ha sido la motivación principal, mantenernos relevantes y preguntarnos cómo podemos aportar para tejer una mejor sociedad a partir de lo que mejor sabemos hacer: música sinfónica”, dice María Catalina Prieto, directora ejecutiva de Filarmed.

Filarmed es una entidad sin ánimo de lucro, con 39 años de historia, que se financia con recursos públicos y privados, locales, nacionales e internacionales. Actualmente está trabajando en cuatro frentes: ser un referente musical en América Latina, una organización innovadora, una orquesta comprometida con todo tipo de poblaciones en diversos territorios y sostenible en lo financiero, lo organizacional y lo ambiental.

“Creemos firmemente en el poder transformador de la música. Llevamos trabajando cinco años con jóvenes en condición de discapacidad cognitiva, comunidad desplazada y excombatientes y víctimas del conflicto armado, además hemos empezado a trabajar con jóvenes y niños con discapacidad auditiva y visual. Estas comunidades tienen en común que a través de la música pueden resignificar su relación con la ciudad, con el otro y consigo mismo y los demás”, explica Prieto.

La institución tiene proyectos en todos sus frentes. Por ejemplo, ha establecido un modelo educativo para la formación de los músicos del futuro que no solo impacta en Medellín, también llega a las zonas rurales antioqueñas; tiene el Coro Reconciliación, conformado por excombatientes de grupos armados al margen de la ley y víctimas del conflicto armado, y trabaja con jóvenes y adultos neurodiversos orientados por musicoterapeutas. Además de continuar trabajando en mantener una programación músical constante, de alta calidad.

El 28 de mayo, a las 6:00 de la tarde en el Teatro Metropolitano de Medellín, la Orquesta presenta “Música y democracia”, un recorrido por obras musicales que retratan situaciones políticas y sociales, con temas como batallas imperialistas, fidelidad, independencia, esclavitud y nacionalismo, entre otros. Francisco Valero-Terribas será el director de y Manuela Tamayo Briceño la soprano. En el concierto se podrán escuchar las oberturas de “Los esclavos felices” de Arriaga y 1812 de Tchaikovsky; las arias de ópera de “Las bodas de Fígaro” y “La flauta mágica” de Mozart, y “Fidelio” de Beethoven; la Sinfonía N° 2 en Re mayor, Op. 43 de Sibelius.