Corredor de vida del Cesar, apuesta para una Transición Energética Justa

Líderes sociales y ambientales, sindicatos, comunidades territoriales y étnicas de cinco municipios del Cesar (La Jagua de Ibirico, Becerril, Chiriguaná, El Paso y Agustín Codazzi), se dieron cita en el Diálogo Social del Corredor de Vida del Cesar para plantear las problemáticas y expectativas sobre la situación social y laboral de la región, como parte del proceso de construcción de la hoja de ruta de la Transición Energética Justa.

Las ministras de Minas y Energía, Irene Vélez Torres; de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad; y del Trabajo, Gloria Inés Ramírez; lideraron este diálogo social que reunió más de 200 personas en 10 mesas de trabajo para recoger las distintas visiones en materia de: ambiente: agua, suelos y biodiversidad; Transición Energética Justa; desarrollo agropecuario; y asuntos sociales: transición laboral y realidad social territorial.

En las mesas de trabajo se discutieron las problemáticas laborales y sociales, alternativas identificadas, los desafíos, objetivos, barreras actuales y habilitadores del proceso relacionados con la construcción de la Hoja de Ruta de la Transición Energética Justa.

La Ministra de Minas y Energía, Irene Vélez Torres, expresó que el Gobierno nacional quiere consolidar la región antiguamente llamada “el corredor minero”, como el nuevo “Corredor de Vida del Cesar”, y en esto “tenemos que aunar esfuerzos interinstitucionales para el fomento de la diversificación y la reconversión productiva bajo el paradigma de la bioeconomía”. Indicó que, al tiempo que se acelera la Transición Energética Justa, se debe generar una nueva economía y propuso incluir un artículo en el Plan Nacional de Desarrollo dedicado a este territorio.

“Venimos a construir rutas de trabajo y respondiendo a las propuestas que nos han entregado, creemos que sería oportuno incluir en el Plan Nacional de Desarrollo un artículo específico para el Corredor de Vida del Cesar, que contemple la creación de un fondo de transición que les permita a estos municipios la posibilidad de resolver sus necesidades básicas insatisfechas”, explicó la Ministra.

Vélez Torres dijo también que, dentro de esa propuesta, se plantearía “una iniciativa para crear una empresa comunitaria con participación mayoritaria de mujeres, desde la cual se resuelva un problema de empleabilidad, y que contribuya al bienestar ambiental del territorio”.

Para la Ministra del Trabajo, Gloria Inés Ramírez, el objetivo de este espacio es consolidar una propuesta de alternativas de proyectos factibles técnicamente para ser desarrollados en el Plan de Cierre de la explotación de carbón a cielo abierto y lograr una Transición Justa del Corredor de vida del Cesar, que incluiría no solo a los municipios de El Paso, La Jagua de Ibirico y Becerril, sino también Codazzi y Chiriguaná.

“Además, con acompañamiento del SENA, adelantaremos capacitaciones que permitan desarrollar las capacidades de las y los trabajadores cesantes con la finalidad de vincularlos al mercado laboral, como dependientes o independientes, y todas estas acciones estarán apoyadas por entidades del sector como el Servicio Público de Empleo, Cámara de Comercio y Secretarías de Desarrollo Económico Territoriales”, afirmó la Ministra del Trabajo.

A su turno, la Ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, dio detalles sobre el plan financiero y estratégico para el Corredor de Vida del Cesar:  “El ministerio de Ambiente ya se compromete con presupuesto 2023 para iniciar inmediatamente con $26.000 millones la restauración ecológica participativa con la gente, para recuperar la Ciénaga de Zapatosa, la Serranía del Perijá y las fincas productivas que están erosionadas, esta es la cuota de inicio, porque la empresa Drummond tiene un plan de compensaciones que cuesta $32.000 millones y tiene una responsabilidad de restaurar 22 mil hectáreas, y esa deuda ambiental debe converger con este plan”.

Al tiempo aseguró que se fundará la empresa social comunitaria de mujeres de restauración ecológica del Cesar para hacer la restauración con los pescadores, campesinos y por supuesto con las mujeres. También afirmó que habrá una subcuenta en el fondo creado para la restauración ecológica con impuesto del carbono para que se generen empleos en el Corredor de Vida del Cesar y, por último, recuperar la memoria y la deuda social y ambiental  del territorio Yukpa.

 

Las voces en el territorio 

Nadis Bajero, campesina de la organización ANUC de Chiriguaná, manifestó la importancia de contar con espacios como los diálogos sociales para expresar sus expectativas sobre el los territorios.  “Vemos la oportunidad que nos da el Gobierno de presentar nuestras propuestas y ser escuchados como campesinos, en la necesidad de tener empleabilidad tanto para hombres como mujeres porque fueron muchas las personas que se quedaron sin empleo; los jóvenes están saliendo de sus universidades y no encuentran trabajo”, indicó.

 

Por su parte, Amancio López Moreno, director de la Fundación Tucán (Turismo, carbón y ambiente), expresó su fundación viene trabajando hace seis años “para mostrar lo necesario que es diversificar y buscar otras alternativas de desarrollo, toda vez que la minería en algún momento va a acabar”. “Esta parálisis nos tomó desprevenidos, por eso estamos acá para buscar alternativas con el Gobierno Nacional para que el desarrollo no se trunque y podamos mejorar nuestra situación económica. Pedimos una transición gradual hacia otras economías como la agroindustrial y agropecuaria que son nuestra vocación desde antaño”, concluyó.

Este diálogo hace parte del proceso de planeación que inició hace más de un mes para la construcción de la Hoja de Ruta de la Transición Energética Justa.